Una advertencia del FBI sobre posible violencia llegó a la Policía del Capitolio de Estados Unidos en la víspera del ataque del 6 de enero, pero los principales líderes declararon durante una audiencia en el Senado el martes que no lo vieron.

Steven Sund, quien fue jefe de la Policía del Capitolio de Estados Unidos durante el asalto de la turba pro Trump, dijo que la advertencia llegó a la sede. Pero Sund y los entonces sargentos de armas de la Cámara y el Senado testificaron que no vieron el informe advirtiendo que los extremistas se estaban preparando para viajar a Washington para cometer actos de violencia y librar una «guerra».

Investigación

Este martes, el Senado celebra una audiencia para examinar las fallas en la recopilación de inteligencia y los preparativos de seguridad. Entre los testigos están presentes el exsargento de armas de la Cámara de Representantes, Paul Irving, y el exsargento de armas del Senado, Michael Stenger. También aparecerán Sund y el jefe de policía interino de DC, Robert J. Contee III.

En su testimonio, Contee dijo que la advertencia de amenaza del FBI el 5 de enero, la víspera del asalto mortal al Capitolio, llegó «en forma de correo electrónico» a las 7 p.m.

Contee dijo que esperaría que algo tan serio «justificara una llamada telefónica o algo». Hizo hincapié en que la advertencia era «información en bruto» que no fue «examinada por completo».

Agregó que la policía de DC se estaba preparando para la posibilidad de una «gran manifestación violenta» como había ocurrido en el pasado. Dijo que «la inteligencia no llegó a donde tenía que estar».

Por su parte, Sund manifestó que «tenemos que mirar a toda la comunidad de inteligencia y la opinión que tienen», particularmente con respecto a los supremacistas y extremistas blancos.

Remordimiento

El exjefe de la policía del Capitolio expresó su remordimiento por dejar el cuerpo de seguridad después de que el senador Ron Johnson (republicano por Wisconsin) le preguntara si lamentaba haber renunciado a su cargo.

Sund renunció como jefe en los tensos días posteriores al ataque en medio de una protesta por cómo la turba pudo haber superado a las fuerzas del orden y violado el Capitolio.

“Sí, señor. Ciertamente lamento haber renunciado ”, dijo Sund cuando Johnson preguntó. “Amo esta agencia. Amo a las mujeres y hombres de esta agencia. Y lamento el día que me fui».

Los comentarios y el testimonio de apertura de Sund se han centrado en lo que, según él, fueron sus esfuerzos para mejorar la seguridad del Capitolio, incluida la asistencia de la Guardia Nacional, en los días previos al ataque y durante el mismo.

Sund también hizo referencia a una extensa carta que envió a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, explicando esos esfuerzos y el cronograma. Pelosi pidió la dimisión de Sund al día siguiente del ataque.

“Creo que ella había pedido mi renuncia sin comprender completamente para qué nos habíamos preparado, por lo que habíamos pasado”, dijo Sund. «Creo que se merecía leer, ya sabes, de primera mano para lo que nos habíamos preparado y con lo que me enfrenté».

Texto tomado y traducido de The Washington Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.