Biden Trump

Se espera que este viernes el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, viaje junto a la primera dama a Houston, Texas, tras el impacto que tuvo sobre dicha región la tormenta invernal que dejó decenas de muertos.

The Washington Post informó que la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, reveló la fecha del viaje y la planificación del mandatario.

Según la vocera, el demócrata se reunirá con líderes estatales y locales para discutir los esfuerzos de alivio de la tormenta invernal. También visitará un centro de salud donde se distribuyen las vacunas contra el coronavirus.

En Texas y los estados circundantes, más de 50 personas murieron como resultado del clima, caracterizado por bajas temperaturas y nevadas.

Otro de los hechos que derivaron del fenómeno fueron largos días sin energía eléctrica, mediante el cual más de 4 millones de personas fueron afectadas.

Estragos

Aproximadamente unos 8,8 millones de habitantes en Texas, un tercio de la población de la entidad, siguen teniendo problemas con el suministro de agua potable.

Las autoridades locales señalaron a la agencia de noticias Reuters que las tormentas invernales destruyeron las centrales eléctricas la semana pasada.

Asimismo, continúan recomendando a los ciudadanos que hiervan el agua antes de consumirla, a pesar de que todas las plantas de energía volvieron a funcionar durante el fin de semana y se restableció la energía en la mayoría de los hogares.

Por su parte, funcionarios de Houston, la ciudad más grande del estado, señalaron que el agua allí era segura para su consumo a partir del domingo.

“A partir de las 7:00 am, hora central del lunes, más de 1,200 sistemas públicos de agua han informado interrupciones en el servicio debido al clima, muchas de las cuales han dado lugar a avisos de hervir el agua. Esto está afectando a más de 8.8 millones de personas, en 199 condados de Texas ”, dijo un portavoz de la Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TCEQ) en un comunicado enviado por correo electrónico.

“Un total de 147 PWS que atienden a una población de poco menos de 120.000 personas no están operativas. Además, 8 plantas de tratamiento de aguas residuales de PWS han reportado como no operativas ”, señaló el vocero.

Greg Abbott, gobernador de Texas, dijo el domingo en horas de la noche que se había unido a la Guardia Aérea del estado, la Guardia Nacional y el ejército estadounidense para distribuir agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.