La secretaria de Salud y Servicios Humanos, Marylou Sudders.
Secretaria de Salud y Servicios Humanos, Marylou Sudders, una de las funcionarias que trabaja con los empleadores en los planes de vacunación. (Foto: Mass Governor)

Greg Ryan y Gintautas Dumcius/ BBJ

Click here to read this article in English, by Boston Business Journal.


La Administración Baker ha intensificado sus esfuerzos en las últimas semanas para encontrar empresas de Massachusetts dispuestas y capaces de administrar las vacunas COVID-19 a sus empleados, realizando reuniones informativas en línea para empleadores interesados ​​y contactando directamente a los ejecutivos.

Por el momento, solo un pequeño porcentaje de los residentes puede recibir la vacuna COVID-19, incluidos los trabajadores de la salud, los socorristas y las personas mayores de 75 años. Como resultado, muchos empleadores tienen a pocos o a ningún miembro del personal que sea actualmente elegible para la vacunación.

Pero muchos ejecutivos del área están interesados ​​en proteger a su fuerza laboral contra el virus. Con una franja mucho mayor de la población del estado que será elegible para vacunarse en los próximos meses, los funcionarios de la Administración han comenzado a involucrar de manera proactiva a los líderes empresariales.

Los funcionarios han establecido dos opciones principales para que los empleadores vacunen a sus trabajadores, de acuerdo con documentos obtenidos por Business Journal: asociarse con una farmacia o proveedor de atención médica para albergar una clínica en el lugar, o administrar las vacunas ellos mismos.

La primera opción es la mejor para la mayoría de los trabajadores, según un documento de orientación ofrecido por la Administración. Las empresas pueden asociarse con los proveedores de atención médica que administran sus vacunas contra la influenza todos los años. De esa manera, no tienen que inscribirse como proveedores en el Programa de Vacunas COVID-19 del estado.

Si quieren administrarles las vacunas a sus propios empleados, deberán cumplir con una serie de requisitos, según la guía, incluida la capacidad de colocar 200 dosis en 10 días, tener unidades de congelación donde se puedan almacenar las vacunas, y un médico como jefe oficial del personal para supervisar el proceso.

Interés del empleador

Muchas empresas tienen interés en vacunar a sus empleados, pero aún no se han comprometido a hacerlo en esta etapa inicial. El director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Boston, Jim Rooney, dijo que él y su personal han estado recibiendo muchas llamadas de ejecutivos sobre cómo pueden ayudar con las vacunas. La organización realizó una llamada el lunes, 1 de febrero, para que sus miembros pudieran escuchar directamente al jefe de desarrollo económico del gobernador Charlie Baker, Michael Kennealy, y a Marylou Sudders, la jefa de salud y servicios humanos del estado, que está a cargo del centro de comando COVID-19 de Massachusetts.

Los empleadores ciertamente están dispuestos a abogar porque sus empleados se vacunen y tener la información a disposición. Ese es un nivel básico de apoyo», comentó Rooney . «La pregunta que sigue surgiendo es: ‘¿Qué más podemos hacer?'»

Un puñado de empleadores, especialmente aquellos con operaciones de atención médica, ya están vacunando a los trabajadores o tienen planes firmes para hacerlo. La Universidad de Harvard comenzó a vacunar a los trabajadores hace semanas en su centro de atención de urgencia. Northeastern University también comenzó a administrar sus primeras vacunas al personal a principios de enero. Stop & Shop, con sede en Quincy, planea vacunar a sus empleados cuando sean elegibles, dijo la portavoz Maria Fruci. Algunas de las farmacias de la cadena comenzaron a administrar vacunas de Moderna Inc. la semana pasada.

Te puede interesar: Inmigrantes indocumentados no están primeros en la lista para vacunarse

Otros todavía están reflexionando sobre la decisión. El socio codirector de Nutter, Liam O’Connell, señaló el martes que el bufete de abogados de Boston está «definitivamente interesado en ayudar a nuestros empleados a acceder a la vacuna» y que se comunicaría con la administración «para saber cómo se puede organizar mejor «.

Mark Pringle, un ejecutivo de Dell Technologies que supervisa la salud y la seguridad de los empleados, hizo una nota similar y le dijo al Business Journal que la compañía «estaría dispuesta a discutir más planes con la secretaria de Salud, Marylou Sudders, para comprender el enfoque».

State Street Corp., uno de los empleadores más grandes de la ciudad, planea trabajar en colaboración con la Administración y los funcionarios de salud mientras se discuten los planes, indicó el portavoz Brendan Paul en un comunicado.

“Consideramos valioso poder ser centros de vacunación cuando comience la fase para la población en general y cuando haya un suministro suficiente para permitir que terceros faciliten espacios para los grandes empleadores como parte de la iniciativa del programa de vacunación”, dijo Paul.

Alcance del gobierno

Para que los ejecutivos obtengan la información que necesitan, la oficina de Baker ha adoptado diferentes tácticas. Los funcionarios de la Administración han mantenido reuniones informativas en línea con ejecutivos al menos una vez por semana. La oficina de desarrollo económico de Kennealy organizó una sesión de Zoom con líderes empresariales el 22 de enero, según un correo electrónico que resume la reunión a la que tuvo acceso Business Journal. Así, Sudders y Kennealy se dirigieron a la cámara en una llamada del lunes que fue solo para miembros .

Los representantes de Kennealy y Sudders no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios. Un portavoz de la cámara se negó a poner a Rooney a disposición el martes para discutir la llamada.

Según un asistente a la llamada de la cámara, Sudders dijo que Lon Povich, un abogado de Anderson & Kreiger LLP que anteriormente se desempeñó como asesor legal principal del gobernador Charlie Baker, y Mary Joyce, una funcionaria del Departamento de Transporte de Massachusetts que se mudó al centro de comando COVID- 19, se están acercando de manera activa a los grandes empleadores para establecer vacunas para sus empleados.

Es probable que las vacunas para las personas mayores de 65 años comiencen hacia fines de febrero, dijo Sudders a los miembros de la cámara, según el asistente.

Te puede interesar: Recomendaciones sobre cómo prepararte para recibir la vacuna COVID-19

El acercamiento a la comunidad empresarial se produce cuando la Administración enfrenta críticas sobre el ritmo del lanzamiento de la vacuna, así como las dificultades que enfrentan algunos residentes de Massachusetts para hacer una cita de vacunación.

Tal como están las cosas, los residentes elegibles pueden recibir sus dosis en sitios de vacunación masiva como Gillette Stadium o Fenway Park, en farmacias minoristas o en consultorios médicos y clínicas.

Si los trabajadores se ofrecen como voluntarios para vacunar a su fuerza laboral, esto podría aliviar la presión en los otros sitios, especialmente una vez que el público en general sea elegible para recibir sus vacunas. Actualmente se espera que tenga lugar en abril.

Lucia Maffei y Hilary Burns contribuyeron con el reportaje.


Click here to read this article in English, by Boston Business Journal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.