Instalaciones del sitio de vacunación en el Reggie Lewis Center, Roxbury. (Foto: City of Boston)

Sheila Mulrooney Eldred/NPR

Click here to read this article in English, by WBUR/NPR


Cada semana, respondemos «preguntas frecuentes» sobre la vida durante la crisis del coronavirus. Si tiene una pregunta que te gustaría que consideremos para una publicación futura, envíenos un correo electrónico a goatsandsoda@npr.org con el asunto: «Preguntas semanales sobre el coronavirus».

Odio las agujas. Dime la verdad: ¿Cuánto va a doler?

La respuesta honesta y breve parece ser: ¡no mucho! Esto de acuerdo con personas que ya han sido vacunadas, incluida la vicepresidenta Kamala Harris, quien dijo que ella «apenas lo sintió»; el Dr. Anthony Fauci, quien ni se inmutó cuando recibió su vacuna en vivo por televisión; y mi hijo, participante del ensayo de Moderna en adolescentes, dice que la vacuna dolió mucho menos que cualquier otra que haya recibido.

«Por mi propia experiencia, ni siquiera sentí la aguja entrar», comenta la Dra. Jill Weatherhead , profesora asistente de enfermedades infecciosas en Baylor College of Medicine.

Los expertos aseguran que la vacuna contra el coronavirus debería sentirse casi igual que cualquier otra vacuna intramuscular al perforar la piel en camino hacia el deltoides, un músculo que se ha considerado objetivo fácil. Pero existe alguna evidencia para respaldar que las vacunas Pfizer y Moderna duelen menos: hay un rango en las pautas de los CDC para el tamaño de la aguja, y quienes administran las vacunas pueden optar por la longitud y el diámetro más pequeños dentro de los límites para no desperdiciar cualquier cantidad que se adhiera a la aguja, dice el Dr. Abinash Virk , copresidente de la asignación y distribución de la vacuna COVID para la Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Investigaciones anteriores han demostrado que las agujas más pequeñas son más tolerables, indica Weatherhead. Y en caso de que seas un nerd de los números, el rango de diámetro, que probablemente importa más que la longitud en términos de dolor potencial, es de calibre 25-28, más delgado que la punta de un lápiz.

«Escuché a la gente decir, ¡no lo sentí!», señala Virk. «Pero es una aguja que perfora tu piel, insertando un poco de líquido en un lugar que normalmente no tiene; por ello tu cuerpo tiene que ajustarse y preguntarse: ‘¿Qué hago con estos 0.3 ml?’ Así que solo causa un poco de dolor».

Te puede interesar: No importa cuál te toque. Cuando tengas oportunidad, vacúnate contra COVID-19

Por supuesto, el umbral del dolor entre personas varía ampliamente.

«Varía mucho individualmente», señala Virk. «He visto niños que no parpadean y otros que derriban la casa. Curiosamente, dirigí el centro de prueba en Mayo Clinic durante 17 años y, por lo general, eran los jóvenes, muy en forma, los que no estaban bien. A aquellos tipos más musculosos y duros, les muestras la aguja y los tienes que agarrar para asegurarte que no se caigan de la mesa «.

Entonces, ¿qué pueden hacer los que tienen fobia a las agujas para mejorar su experiencia? Los Dres. Virks y Weatherhead nos dieron algunos consejos:

  • Apartarte

Si no eres fanático de las agujas, no mires, dice Weatherhead. «A muchos no les gusta el aspecto o la sensación de las agujas, así que aparten la mirada para calmar los miedos y la ansiedad».

Por supuesto, está bien vigilar la situación si tolera bien las vacunas. «A mi hijo de 5 años le encanta mirar», comenta Weatherhead. «Todo es personal. Lo que sea que te haga sentir más cómodo y seguro en esto, hazlo».

  • No tomar un analgésico por anticipado (pero después está bien si es necesario)

Algunas investigaciones sobre otras vacunas sugieren que podría haber «un ligero debilitamiento de la respuesta inmunitaria» en los niños que tomaron Tylenol antes de sus inyecciones, indica el Dr. Virk. A pesar de que un estudio diferente de adultos mayores no respalda eso, la mayoría de los expertos recomiendan no tomar analgésicos por anicipado.

«No desea tomar medicamentos que no necesita», comenta Weatherhead. «Si desarrolla síntomas después, entonces en ese momento está bien tomar algún tipo de analgésico para ayudar a controlar».

  • Ser honesto con los niños nerviosos

Si es su hijo el que está nervioso, la mejor estrategia es la honestidad, indica Weatherhead.

«Sea honesto con los niños desde el principio, aclárenles que van a recibir una vacuna que se trata de una inyección en el brazo que puede doler inicialmente; pero está ayudando a su cuerpo a fortalecerse para protegerlos de enfermedades», señala Weatherhead. «Dé a los niños respuestas honestas. Para ellos es realmente útil conocer lo que pasa con respecto a su propia salud».

  • Relajarse (metafóricamente)

En términos de dolor potencial, no necesita preocuparse demasiado por si su brazo está tenso o relajado, dice Weatherhead, pero «estar relajado en general es útil», indica. Si relajas el brazo, es menos probable que lo muevas en ese momento. Así, la persona que esté vacunando puede meter y sacar la aguja en un instante.

  • Confiar en las enfermeras

Los médicos son los primeros en admitir que las enfermeras experimentadas son expertas en vacunar sin dolor.

«Las enfermeras son definitivamente las más talentosas y valoradas, especialmente en el mundo de los pediatras», indica Weatherhead. «Se necesita algo de práctica para hacerlo fluido y rápido. Hay un poco de coordinación de manos y memoria muscular. Cuanto más rápido y suave pueda hacerlo, menos molestia y más tolerable será para el paciente».

Te puede interesar: Abren centro de vacunación COVID-19 en Lynn

Esto no quiere decir que no haya dolor asociado con la vacuna COVID-19, enfatizan los médicos. La mayoría de los efectos secundarios, incluido el dolor en el brazo, comienzan horas después del pinchazo; ahí es cuando comienza realmente la respuesta inmune. Para evitar la mayor interferencia posible con las actividades diarias, hay algunas cosas que puedes hacer:

  • Vacunar el brazo no dominante

La vacuna instruye a sus células a imitar las proteínas de pico del virus SARS-CoV-2 para provocar una respuesta inmune. Eso ocurrirá con la misma eficacia en su brazo izquierdo o derecho. Pero el dolor en el brazo probablemente será menos molesto en el brazo izquierdo si es diestro y viceversa, dice Weatherhead.

La mayoría de las personas sentirán algo de dolor en el brazo después de recibir la inyección, enfatiza Weatherhead, y realmente depende de usted en qué brazo prefiere experimentarlo.

  • Relajarse (literalmente)

Si confía en el hielo para aliviar otros tipos de dolor, ciertamente puede probarlo para una inyección. No hay datos al respecto, comenta Weatherhead, pero si te hace sentir mejor, hazlo.

En conclusión…

Si las vacunas COVID-19 se convierten en un evento anual, puede estar tranquilo sabiendo que hay vacunas orales en desarrollo. (Hasta ahora, no hay sprays nasales). Sin embargo, no hay garantía de que lleguen a buen término, y los médicos nos recuerdan que cualquier dolor asociado con la vacuna es una fracción de lo que muchas personas experimentan con el COVID-19.

Por supuesto, muchas personas nunca han estado tan entusiasmadas con una vacuna, y eso puede superar cualquier temor a ser pinchados. Pocas personas se quejan de dolor en los brazos en las clínicas de vacunación que ha visto el Dr. Virk. ¿La palabra que usaron las enfermeras para describir este momento? Alegría.

Copyright NPR 2021.


Click here to read this article in English, by WBUR/NPR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.