Hay una nueva bodega en el centro de Fitchburg que cuenta con una variedad de chocolate caliente, chips y frijoles que son especiales de América Central.

La propietaria Carmen Mejía de Guzmán y su esposo se mudaron en el verano de 2019 desde Chelsea a Fitchburg. Se compraron una casa en la ciudad, pero había un problema.

«Tuve que ir a Chelsea a comprar todo lo que comemos», dijo, «como frijoles, harina de maíz, queso, crema. Vivíamos bien, pero extrañábamos nuestra comida».

Por ello, el invierno pasado, la pareja decidió abrir una bodega en el centro de Fitchburg, «Mi Rinconcito Salvadoreño». Querían servir a la comunidad centroamericana local, que según dicen está creciendo y se encuentra desea tener comida de casa.

La aventura empresarial tenía sentido para la pareja, pero el mundo estaba a punto de cambiar. La semana que planeaban ir al Ayuntamiento y obtener sus permisos para abrir, Fitchburg cerró debido al coronavirus.

«Nos afectó mucho», dijo Guzmán, «la pandemia nos afectó mucho. Mi esposo sin trabajo y habiendo invertido tanto en este negocio, no pudimos abrir nuestras puertas».

Finalmente iniciaron sus actividades en el verano, y no fueron los únicos en medio de una economía deprimente. Según la oficina del secretario de Estado, que registra nuevas corporaciones y sociedades de responsabilidad limitada, se formaron casi 54,000 nuevas entidades en Massachusetts en 2020, casi 3,000 más que el año anterior.

La mayor sorpresa se encuentra entre las nuevas LLC, un status por el que optan muchas pequeñas empresas para proteger sus activos personales: se formaron 32,100 LLC en 2020, frente a las 28,600 del año anterior, un aumento en más del 12%. Los expertos citan una variedad de posibles razones para esto, incluidos los trabajadores despedidos que deciden formar una LLC y regresan a sus empleadores como contratistas, pero el profesor de negocios del MIT, Scott Stern, dijo que hay algo más en juego.

«Hay evidencia de que ha habido este aumento, realmente el nivel más alto de nuevos registros comerciales en todo Estados Unido», dijo Stern.

Stern comentó que aún no está claro qué está sucediendo exactamente en el sector de las pequeñas empresas. Incluso aunque más de un tercio de los negocios estén abriendo antes de que la pandemia haya acabado, según las últimas cifras de diciembre ofrecidas por el grupo de investigación Opportunity Insights de Harvard, se están iniciando muchas empresas nuevas.

Stern ve que se está formando una tendencia, no solo en Massachusetts sino en todo el país, y podría convertirse en el renacimiento de las empresas emergentes.

«Ese cambio hacia LLC que identificó en los datos de Massachusetts refleja en gran medida las elecciones de las personas, que se encontraron en un momento de la vida en el que [podrían comenzar] un nuevo negocio, ya sea para perseguir una pasión o tal vez para emprender algún tipo de [empresa] más amplia «, dijo Stern. «Ese ha sido sin duda uno de los puntos brillantes en una época que de otro modo sería desafiante».

De vuelta en Main Street en Fitchburg, Elmer Meléndez es otro dueño de negocio que vio una oportunidad en la pandemia. Dijo que el precio de los bienes raíces aquí era tan bajo que no podía dejar pasar la oportunidad de comprar un edificio, donde planea abrir un restaurante mexicano en los próximos meses.

Meléndez, quien también es de El Salvador, indicó que se está preparando para el regreso a la normalidad, lo que para él significa que más gente saldrá a comer.

«Con tantos restaurantes cerrando, estaremos listos (para) cuidar de los clientes o invitados que vendrán a los restaurantes», dijo. «Realmente apuesto a que eso va a suceder».

Meléndez sabe que existe un riesgo al abrir un nuevo negocio, especialmente durante una pandemia. Pero sabe que eso también es una posibilidad de grandes recompensas una vez que el COVID-19 sea pasado.

Ray Belanger, director de pequeñas empresas de NewVue Communities, una organización sin fines de lucro de Fitchburg, dijo que la gente mira hacia el futuro.

“La mayoría de las personas con las que estoy trabajando ahora son optimistas de que una vez que todos estén vacunados, una vez que la pandemia esté en el espejo retrovisor, sienten que va a haber una ola y quieren atraparla”, señaló Belanger.

Y dijo que el entusiasmo de los pequeños empresarios como Guzmán y Meléndez lo vuelve optimista sobre el futuro de la ciudad.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.