El alcalde de Boston, Marty Walsh, firmó el lunes 4 de enero una nueva ordenanza municipal para la formación de una junta independiente encargada de investigar la conducta policial.

La Oficina de Responsabilidad y Transparencia de la Policía albergará y apoyará a la Junta de Revisión Civil y al Panel de Supervisión de Asuntos Internos que, según un comunicado de prensa de la ciudad, crea una conexión única con la población para dar origen a un nuevo estándar de responsabilidad y supervisión comunitaria.

«Este es el momento de actuar con urgencia para desmantelar el racismo sistémico en nuestra ciudad», indicó Walsh en un comunicado. «La Oficina de Responsabilidad y Transparencia de la Policía apoyará el cambio generacional duradero al erradicar las irregularidades y garantizar una supervisión mejorada que conduzca a una mayor confianza por parte de la comunidad».

El comisionado de la Policía de Boston, William Gross, en un comunicado de prensa señaló que «nuestro éxito se basa en los lazos que creamos con la comunidad y la confianza que construimos a través de esas relaciones». La creación de la Oficina «garantizará que estemos a la altura del estándar ideal de vigilancia comunitaria», agregó.

La agencia de supervisión estará encabezada por tres comisionados y un abogado que se desempeñará como director ejecutivo. Presentará y revisará las acusaciones de abusos policiales, con poder de citación para investigar los asuntos.

En junio del pasado año, Walsh anunció la creación del Grupo de Trabajo de Reforma de la Policía, para revisar las políticas y procedimientos en la ciudad, así como realizar cambios en respuesta a las manifestaciones en contra del racismo sistémico suscitadas tras la muerte de George Floyd.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.