El alcalde Marty Walsh prometió tomar medidas enérgicas contra las celebraciones de fiestas en casas a medida que aumentan los números de coronavirus en Boston, cuando la policía ha recibido casi 1.400 quejas por fiestas en la ciudad desde el 1 de septiembre.

El Departamento de Policía informó que durante el mes de septiembre se registraron 993 llamadas por fiestas en la ciudad, un aumento sustancial en comparación con la cantidad de llamadas durante el mismo mes de 2019, cuando hubo 600 denuncias. En lo que va de octubre, el departamento ha recibido 404 reclamos.

Durante una conferencia de prensa el jueves 15 de octubre, Walsh dijo que las autoridades de Boston están considerando imponer multas cuando se trate de fiestas y cerrar parques para detener las reuniones inseguras.

Te puede interesar: Registro de casos de coronavirus en Massachusetts supera los 140 mil contagios

Walsh comentó que las multas serían no solo para los inquilinos, sino también para los propietarios quienes también «tienen que asumir la responsabilidad».

Los detalles sobre qué tan elevadas serían esas multas y cómo se cobrarían aún no se han anunciado.

Twitter

Marty Walsh sobre reuniones o fiestas

La promesa de Walsh de tomar medidas contra las fiestas se produce mientras la tasa de contagio por COVID-19 en la ciudad alcanza el 4,4 por ciento, frente al 4,1 por ciento de la semana anterior.

Boston se considera «zona roja», designación otorgada a las ciudades y pueblos con mayor riesgo de propagación del coronavirus.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.