La jueza federal Amy Coney Barrett, nominada a jueza asociada de la Corte Suprema, le dijo al Comité Judicial del Senado este martes que no se comprometió con la Casa Blanca ni con los senadores sobre cómo fallaría en los casos sobre la ley de atención médica, el aborto y las disputas electorales.

En la segunda audiencia para su confirmación, explicó que los jueces no pueden drásticamente decidir sobre casos como el porte de armas, el aborto y actuar imponiendo su voluntad, reseñó The Washington Post.

Youtube

Sigue la transmisión en vivo aquí:

Barrett fue presionada en la audiencia sobre la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (conocida como Obamacare), así como sobre los derechos al aborto, el control de armas y el matrimonio entre personas del mismo sexo. La senadora Lindsey O. Graham señaló que el Comité probablemente votará el jueves 22 de octubre sobre la nominación.

Decisión sobre elecciones

La jurista se negó a responder cuando la senadora Dianne Feinstein, demócrata por California, le preguntó si la Constitución le da al presidente la autoridad para retrasar unilateralmente una elección, una idea que Trump ha considerado aunque no tiene poder explícito para tomar la decisión.





NOMINACIÓN. Esta es la tercera nominación de la Administración Trump a la Corte Suprema. | Foto: Efe/Erin Schaff.

Barrett dijo que tendría que consultar a sus colegas y empleados y escuchar los argumentos. Prefirió no dar una respuesta improvisada.

Lee también: Jueza Amy Coney Barrett promete imparcialidad si logra confirmación para puesto vitalicio en Corte Suprema

“En lugar de dar la respuesta obvia y directa de que, por supuesto, el presidente no puede retrasar unilateralmente las elecciones, ella eludió la pregunta”, dijo el líder de la minoría del Senado, Charles E. Schumer (Nueva York), en un comunicado.

“Su negativa a enfrentarse al presidente sobre esta obvia cuestión legal es alarmante e indica que está más interesada en complacer al presidente Trump que en detener su comportamiento ilegal. La jueza Barrett debería comprometerse de inmediato a recusarse de cualquier caso relacionado con las elecciones de 2020”.

En su testimonio bajo juramento, Barrett se negó a prometer que se abstendría de cualquier caso relacionado con una disputa electoral.

Porte de armas

El senador Richard J. Durbin presionó a Barrett sobre su disidencia en un caso de derechos de armas, en el que dijo que la Constitución no le da al gobierno la autoridad para prohibir que los delincuentes posean armas.

Barrett argumentó en su disidencia en Kanter v. Barr que solo aquellos que se demuestre que son peligrosos pueden ser despojados de sus derechos, establecidos en la Segunda Enmienda, a poseer armas de fuego.

Recomendamos leer: ESPECIAL | Nominación de la jueza Coney Barrett: Un giro hacia el conservadurismo

“Con base en esa historia, llegué a la conclusión de que no se podía quitar el derecho de inmediato simplemente porque era un delincuente. Tenía que haber una demostración de peligrosidad”, dijo la jueza.

Durbin dijo que el enfoque de Barrett ignoró los estudios que muestran tasas de reincidencia más altas entre los condenados, incluso por delitos graves no violentos, y que los tribunales no están equipados para predecir qué delincuentes no violentos representan un riesgo y cuáles no.

Con información de The Washington Post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.