El presidente Trump dijo el martes que las conversaciones sobre alivio económico por la pandemia del coronavirus terminaron hasta después de las elecciones y ordenó abruptamente al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, que dejara de negociar con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

En una serie de tweets publicados menos de 24 horas después de que fuera dado de alta del hospital, y aún lidiando con un diagnóstico de Covid-19, Trump acusó a Pelosi de no negociar de buena fe, luego de que ella rechazara una oferta inicial de Mnuchin en su última ronda de negociaciones.

“He dado instrucciones a mis representantes para que dejen de negociar hasta después de las elecciones cuando, inmediatamente después de que gane, aprobaremos un importante proyecto de ley de estímulo que se centra en los estadounidenses trabajadores y las pequeñas empresas”, escribió Trump.

Sus tweets hicieron que el mercado de valores bajara repentinamente, ya que muchas empresas, hogares e inversores esperaban una repentina sacudida de estímulo fiscal en medio de señales de que la economía comenzaba a debilitarse. El promedio industrial Dow Jones cayó unos 330 puntos, o un 1,2 por ciento. El Nasdaq y el S&P 500 también cayeron.

El pronunciamiento se produjo pocas horas después de que el presidente de la Reserva Federal, Jerome H. Powell, dijera en un discurso que se necesitaba más estímulo económico.

Salvo otro acontecimiento inesperado, la declaración de Trump elimina cualquier posibilidad de nueva ayuda para millones de estadounidenses que siguen sin trabajar y en riesgo de desalojo.

En la serie de publicaciones de Twitter el martes por la tarde, Trump expresó erróneamente la salud de la economía estadounidense.

Escribió que “nuestra economía va muy bien. El mercado de valores se encuentra en niveles récord. EMPLEOS y desempleo… también regresan en cifras récord «.

Incluso algunos de los principales asesores de Trump han dicho que la economía no está funcionando muy bien y que se necesita más ayuda. Además, el mercado de valores no se encuentra en niveles récord y tampoco refleja la salud más amplia de la economía. La tasa de desempleo ha bajado desde su pico de abril de alrededor del 15 por ciento, pero todavía está en el 8,4 por ciento y millones de estadounidenses están luchando para pagar sus facturas, comprar comida y encontrar trabajo. La economía estadounidense apenas ha recuperado la mitad de los empleos perdidos en marzo y abril, y Trump se convertirá en el primer presidente en la historia moderna en terminar su primer mandato con una pérdida neta de empleos estadounidenses.

Traducción de un texto publicado originalmente en The Washington Post

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.