Miles de salvadoreños residentes en Estados Unidos, de los cuales unos 200 mil están amparados con el Estatus de Protección Temporal (TPS), más otra elevada cifra en condición indocumentada, están alertas ante las acciones de la misión diplomática de El Salvador en Estados Unidos, pues temen que haya pactado un acuerdo bajo la mesa con la Administración Trump que les ponga en más aprietos.

Un tuit de la embajadora designada de El Salvador en Washington, Milena Mayorga, es una señal que ha encendido las alarmas, pues podría ser una línea de trabajo preparada desde Casa Presidencial en San Salvador con su contraparte en Washington, reseñó elsalvador.com.

“El corazón de la nueva agenda con Washington es explicar a nuestros compatriotas que nuestro presidente (Nayib Bukele) está generando las condiciones para su retorno”, tuiteó Mayorga el pasado 28 de septiembre.

Twitter

Tuit 1/2

El coordinador de la Alianza Nacional del TPS en Baltimore, Maryland, Concepción Morales, no duda de que las palabras de Mayorga podrían ser una señal clara de hacia dónde apunta la gestión diplomática salvadoreña en Washington. Sostuvo que, por fortuna, la embajadora se fue en palabras y reveló la naturaleza de su misión.

Lee también: Falla nuevo intento de aprobar un TPS para venezolanos en el Senado

“En nuestro plan no está regresarnos a El Salvador. Es altamente preocupante que ellos (gobierno salvadoreño) planeen hacer un acuerdo bajo la mesa por nosotros como si somos una moneda de cambio para una jugada política. Ya suficiente tenemos aquí en Estados Unidos con las políticas establecidas contra nuestra comunidad por la Administración de Donald Trump para que El Salvador se preste al juego; por el contrario, del gobierno de nuestro país esperaríamos un apoyo incondicional a nuestra comunidad y no lo que parece que se nos viene”, dice Morales.

Debido al cuestionamiento hacia la misión diplomática, este 5 de octubre Mayorga publicó otro tuit en el que reafirma otra directriz: “La prioridad de este Gobierno es que nuestros hermanos salvadoreños tengan un estatus migratorio permanente en Estados Unidos”.

Twitter

Tuit 2/2

Morales consideró como un fraude a la voluntad de los salvadoreños que le confiaron liderar el gobierno a Bukele.

Para el empresario salvadoreño Nilson Cañénguez, propietario de la compañía Quality Construction, que opera en el Área Metropolitana de Washington, donde están empleados cerca de 300 trabajadores, la gran mayoría salvadoreños y un buen porcentaje beneficiarios del TPS, igual que él, opina que ante todo: “La gestión de la cancillería y el gobierno en general deja ver la ineptitud y el desconocimiento sobre los salvadoreños migrantes en Estados Unidos”.

Cañénguez reflexiona que la decisión de migrar ha sido individual de cada salvadoreño, que tomó el riesgo de dejar el país y su familia para buscar mejor oportunidades para los suyos en Estados Unidos, y que ahora que un gobierno acuerda con su contraparte hacer supuestos arreglos inconsultos ante los potencialmente afectados que se cuentan por cientos de miles, dice sentirse “traicionado”.

José Palma, coordinador del Comité del estado de Massachussets y miembro de la dirigencia de la Alianza Nacional del TPS, agrega que la preocupación no es gratuita, pues las señales con el mensaje emitido por la embajadora son alarmantes y dan razón de pensar que podría estar un arreglo tras bambalinas entre el Ejecutivo de Nayib Bukele y el de Donald Trump que dejaría en indefensión a la comunidad inmigrante salvadoreña.

“Eso nos preocupa de gran manera, que por un lado hagan una cosa y por el otro quieren tratar de decir que es otra; y eso ha encendido las alarmas en nuestra comunidad. En un principio dijeron que nos apoyaban, ahora vemos con asombro y gran preocupación que detrás de nuestras espaldas se esté negociando algo”, expresa.

Amplía información en elsalvador.com.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.