Suffolk Downs, el desarrollo privado más grande de la historia de Boston, es una oportunidad generacional para corregir los errores del pasado y expandir nuestra clase media. Después de un proceso que duró años y que incluyó siete reuniones organizadas por mi oficina para discutir las prioridades de la comunidad, la BPDA votó unánimemente para aprobar el proyecto durante una reunión especial el 24 de septiembre. Los residentes de East Boston lucharon para que el proyecto fuera inclusivo y reflejara nuestro vecindario, lo que resultó en logros significativos y estableció un piso para construir durante los próximos 20 años.

A pesar de un proceso que privilegia los intereses privados sobre el bien público, East Boston ganó concesiones sin precedentes. Aseguramos un fondo de estabilización de $5 millones, el cual pagará por la creación de un programa para el vecindario para crear viviendas económicas permanentes. Este dinero, junto con $800,000 en ayuda de renta a corto plazo, será controlado por miembros de la comunidad que podrán decidir la mejor manera de prevenir el desplazamiento. Esto es particularmente crítico porque la moratoria de desalojo terminará a mediados de octubre. Además, a medida que cada edificio se termine, el promotor pagará miles de dólares adicionales hacia este fondo de estabilización.

Otros fondos para viviendas asequibles y capacitación laboral del proyecto suman más de 50 millones de dólares. Hace un año, el promotor afirmó que construir más del 13% de las viviendas asequibles era imposible. El proyecto aprobado producirá al menos un 20 por ciento de unidades con ingresos restringidos, con niveles de ingresos más bajos y con más unidades de tamaño familiar que la propuesta inicial. Además, el sitio estará sujeto a una histórica enmienda de vivienda justa cuando se convierta en parte del código de zonificación de la ciudad.

Estas importantes victorias son mínimas sobre las que nuestra comunidad debe continuar construyendo. Tal y como está, demasiadas viviendas son todavía inalcanzables para muchos residentes de East Boston o no se ajustan a las necesidades de las familias de East Boston. Con cada enmienda propuesta y cada nuevo edificio, los desarrolladores deben pasar por un proceso comunitario para demostrar que están cumpliendo con sus compromisos. Estas serán oportunidades para futuras negociaciones. También es cierto que para resolver nuestra crisis de vivienda en su totalidad, necesitamos más que una simple contribución privada – necesitamos una acción drástica de nuestros gobiernos estatales y federales y una reforma fundamental de la zonificación para crear la vivienda que realmente necesitamos.

La comunidad también logró cambios notables en las oportunidades económicas que ofrece el desarrollo. De las reuniones que organicé el año pasado, la de mayor asistencia fue la de la economía local y los buenos empleos. A través de la abogacía que comenzó en esa reunión, HYM entro a un acuerdo laboral para la construcción del desarrollo. El acuerdo incluye «2 millones de dólares para reclutar y entrenar a los residentes del vecindario, mujeres, minorías y otros que han estado por mucho tiempo subrepresentados en la industria de la construcción de Boston.” Estamos creando una vía hacia la clase media para los residentes de East Boston a través de mayor acceso a la formación profesional y prioridad en el proceso de contratación.

Las medidas de responsabilidad incorporadas son clave para asegurar que las promesas se cumplan. Los parques en el sitio serán de propiedad pública o estarán protegidos por restricciones de conservación, previniendo futuras disminuciones a través de enmiendas al plan del sitio como vimos en Seaport Square. Se superan los requisitos del código de energía actuales y se aplicarán las normas y códigos futuros. El número de espacios de estacionamiento en el sitio se ha reducido y la mitigación relacionada con el transporte depende menos de los automóviles, lo que aliviará el tráfico en el vecindario, con el requisito de revisar continuamente la necesidad de estacionamiento y reducir aún más cuando sea posible. Todos los acuerdos futuros deben ser revisados por un grupo asesor de la comunidad.

East Boston tiene un corazón activista. Ya sea que se trate de Suffolk Downs, el Aeropuerto Logan, o una propuesta de subestación eléctrica, siempre presionaremos por la justicia y la igualdad. Las concesiones ganadas para Suffolk Downs se lograron a pesar de un proceso en el que los desarrolladores escriben sus propias regulaciones de zonificación y esperan que la ciudad y la comunidad respondan. Por los próximos veinte años, East Boston estará luchando para asegurar que nuestro nuevo vecindario sea verde, inclusivo, acogedor para todos, y un puente hacia la oportunidad económica.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.