Este martes en un discurso pregrabado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó a China de estar detrás de la pandemia del COVID-19 en medio de su mensaje en la Asamblea General de las Naciones Unidas, cita en la que se refirió al brote como «el virus chino».

«Debemos hacer responsables a las naciones que liberaron esta plaga al mundo, China», comentó el republicano en su discurso virtual a seis semanas de las elecciones presidenciales en territorio norteamericano, donde para la fecha las encuestas lo muestran por detrás de su rival, el demócrata Joe Biden.

Desde el lado del gigante asiático, el presidente Xi Jiping aseguró que su país no tiene intención de entrar en un aguerra fría contra Estados Unidos y rechazó la politización de la pandemia.

«Quienes atacan el excepcional desempeño ambiental de Estados Unidos al mismo tiempo que ignoran la polución rampante en China no están interesados en el medio ambiente. Solo quieren castigar a Estados Unidos», comentó.

Para Trump no es la primera vez que apunta al gobierno chino como el responsable de haber creado y esparcido el coronavirus, cuyo impacto no solo se mide desde el sector sanitario, los estragos de la pandemia también se han hecho sentir con fuerza desde el plano económico en todo el planeta.

«El gobierno chino, y la OMS -que está virtualmente controlada por China- declararon falsamente que no había pruebas de transmisión de persona a persona», manifestó el republicano sobre las declaraciones de la Organización Mundial de la Salud sobre el brote.

Con las elecciones presidenciales a la vuelta de la esquina y los números a favor de Biden, expertos en política aseguran que la arremetida del mandatario tiene como misión tapar su política frente al COVID-19, para muchos repleta de acción inefectivas y cuya prioridad ha sido reactivar la economía.

Biden, por ejemplo, ha repetido que mantendrá al país en la OMS si resulta ganador de la carrera por la Casa Blanca.

El jefe de la ONU, Antonio Guterres advirtió que el mundo debe hacer todo lo que esté a su alcance para «evitar una nueva Guerra Fría», haciendo un señalamiento directo tanto a Estados Unidos como a China. «Estamos avanzando en una dirección muy peligrosa».

«Nuestro mundo no puede darse el lujo de un futuro donde las dos mayores economías se reparten el planeta en una Gran Fractura, cada una con sus propias reglas comerciales y financieras y capacidades de internet y de inteligencia artificial», siguió.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.