En este inicio de año, Roxbury Community College, también conocido como RCC por sus siglas en inglés, ha reconocido lo difícil que ha sido para sus alumnos continuar con sus estudios de manera remota, debido a la falta de recursos como internet o computadoras, así como las instalaciones que ofrecía el campus para facilitar el aprendizaje y crecimiento académico.

La presidenta de Roxbury Community College, la Dra. Valerie Roberson, habló con El Planeta sobre el programa RoxSTARS que se creó para echar una mano a los estudiantes de bajos recursos.

«Una cantidad alta de nuestros estudiantes tienen familias y están trabajando en la primera línea de esta pandemia por lo tanto merecen y deben de recibir toda la ayuda que necesitan».

Cuando la pandemia comenzó, la institución tuvo que poner más de 350 clases en línea, por lo tanto comenzaron a distribuir más de 100 computadoras portátiles, lo cual hizo posible que los estudiantes tuvieran acceso a clase desde sus teléfonos.

La escuela también compró y distribuyó 50 hotspots para aumentar el acceso al Wi-Fi para los estudiantes y trabajó con proveedores de datos de teléfonos celulares para alentarlos a aumentar el uso de datos sin costo adicional.

De acuerdo con Roberson, a cada alumno que necesite ayuda se le entrega una computadora portátil que puede usar y mantener durante todo el tiempo que esté inscrito, así como “hotspots” que le permiten poder usar el internet.

“Hay muchos estudiantes que están lidiando con desafíos de salud y sabemos que están tratando de balancear todo en este momento, por eso queríamos asegurarnos de que tuvieran acceso a Internet y una computadora portátil, porque obtener una educación no debería de ser un problema más para ellos” dijo Roberson.

El 40 por ciento de los estudiantes de RCC necesitaban ayuda para adquirir la tecnología necesaria para poder continuar sus estudios, además de que más del 80 por ciento de los estudiantes que atienden Roxbury Community College son elegibles para ayuda financiera, de acuerdo con Dr. Roberson.

«Con la información que recopilamos de las encuestas, descubrimos que los estudiantes usaban su teléfono la mayoría del tiempo para hacer sus deberes y escribir ensayos, por lo que nos pareció obvio que más de uno de estos estudiantes, no tenía una computadora en casa y eso también podría estar relacionado a la falta de acceso al internet».

El 90 por ciento de las clases que ahora ofrece RCC son en línea, y el otro 10 por ciento son en persona, las clases que se toman en persona son cursos basados en tecnología y salud.

Al mismo tiempo, cuando se trata de seguir regulaciones sanitarias, RCC ha trabajado arduamente para asegurarse de mantener una distancia adecuada entre profesores y estudiantes.

Debido al cambio de la institución a llevar la mayoría de las clases en línea, Roberson dice que han aprendido que hay muchos estudiantes que se pueden beneficiar de tener un horario flexible en el que puedan mantener sus trabajos, criar a sus familias y al mismo tiempo lograr obtener una educación.

Además, RCC ha decidido que mantendrá este programa funcionando aunque la pandemia termine, ya que esta es una ayuda que los estudiantes de bajos recursos necesitan.

“Lo que nosotros tenemos como objetivo es ser una institución que le da a sus estudiantes los recursos necesarios para tener éxito académico y laboral”.

La Dr. Roberson también dijo que Roxbury Community College ha extendido su fecha de inscripción hasta el 28 de septiembre para aquellos que aún deseen inscribirse.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.