Este sábado varios fabricantes de vacunas contra el COVID-19, entre ellos Moderna, con sede en Cambridge, informaron haber llegado a un acuerdo para no lanzar ninguna vacuna hasta que cumplan con rigurosas normas de eficacia y seguridad.

Te puede interesar: Baker pidió respetar el desarrollo de cualquier potencial vacuna antes de ser distribuida en Massachusetts

La declaración surge luego que el Gobernador Charlie Baker enfatizara el jueves pasado la importancia que tiene respetar el tiempo de desarrollo de cualquier potencial vacuna contra el COVID.

“Lo último que deberíamos hacer en este momento es cambiar la forma en que funcionan estos procesos”, dijo Baker. “Entiendo por qué la gente quiere que la vacuna esté aquí mañana, pero tenemos un proceso probado y verdadero para desarrollar este tipo de inmunización, y debe ser perseguido de acuerdo a las reglas, protocolos y normas que siempre han estado en vigor”.

Las farmacéuticas tienen previsto acatar los protocolos para la producción en masa, dejando de lado la presión del presidente Donald Trump, quien ha pedido reiteradamente que la vacuna esté disponible antes de las elecciones generales del próximo 3 de noviembre.

Según el New York Times, Trump dijo este viernes que una vacuna estaría «probablemente» lista para finales de octubre.

Moderna comenzó la prueba de eficacia de fase tres con 30.000 participantes en julio, según el rastreador de vacunas del New York Times. Otras compañías, por su parte, también han estado trabajando en sus propias vacunas contra el COVID-19. Johnson and Johnson es otra empresa que planea iniciar un ensayo de fase tres con 60.000 participantes en septiembre para la vacuna que ha desarrollado con el Centro Médico Beth Israel Deaconess, reseñó Patch.

Te puede interesar: Massachusetts busca frenar propagación de COVID en las 5 ciudades más afectadas

Entre las farmacéuticas que firmaron el acuerdo se encuentran Pfizer, Moderna, Johnson & Johnson, GlaxoSmithKline y Sanofi. “Mientras tanto, la FDA está discutiendo la posibilidad de hacer su propia declaración pública, mientras que varios altos funcionarios de salud han dicho que prefieren renunciar antes de permitir una influencia indebida en la aprobación de la vacuna por parte de la Casa Blanca”.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.