Este viernes funcionarios de Boston informaron que detendrían el plan para talar alrededor de un cuarto de los árboles que bordean el Boulevard Melnea Cass en Roxbury. La decisión se tomó luego que la oficina de la Fiscal General del estado, Maura Healey y un grupo de activistas, denunciaran “la medida como racismo ambiental”, reseñó el Globe.

Te puede interesar: Policía de Boston hallan restos humanos en el Franklin Park

La ciudad decidió escuchar a los residentes y no cortará los árboles al reconsiderar los efectos en la comunidad, una acción que llega un día después de que un jefe de la oficina de la fiscal enviara al ayuntamiento “una carta de tres páginas, en la que se describían los beneficios ambientales y sanitarios de los árboles en los espacios urbanos”.

En una declaración, un portavoz reveló que la recién nombrada jefa de equidad de la ciudad, Karilyn Crockett, junto al personal de los departamentos de transporte y parques habían «estado revisando la propuesta durante las últimas semanas centrándose en los impactos en materia de equidad para asegurar que cualquier propuesta futura, maximice el beneficio para la comunidad y cumpla con el estándar equitativo que nos exigimos».

«Ese trabajo continuará antes de que avancemos con los siguientes pasos», dijo.

David Meshoulam, director ejecutivo del grupo ambientalista Speak for the Trees declaró este viernes que la decisión de la ciudad era «tranquilizante».

«Parece un buen primer paso», dijo Meshoulam, cuya organización trabaja con Friends of Melnea Cass Boulevard, el grupo que lidera la lucha por la conservación de los árboles, según reseñó el Globe. «Parece que han escuchado nuestra petición y nuestras preocupaciones. Las están tomando muy en serio, y estoy profundamente agradecido por ello».

Meshoulam añadió que “las acciones hablarán más fuerte que las palabras. Tendremos que ver cuáles son los próximos pasos».

El polémico plan también fue criticado por la Jefa de la Oficina de Energía y Medio Ambiente de la oficina de la Fiscal General, que el jueves envió una carta para pedir a la Comisión de Parques y Recreación de Boston «reconsiderar cómo el nuevo plan impactaría los árboles maduros de sombra que bordean el Boulevard».

Hoffer, en su comunicado al Comisionado Ryan Wood señaló que Crockett, el jefe de patrimonio de la ciudad, “había escrito en su libro «People Before Highways» sobre el desarrollo de Melnea Cass tras la derrota en el decenio de 1970 de un plan estatal para construir una autopista a través de Roxbury y Jamaica Plain”.

Te puede interesar: ¿Cómo prepararse ante la temporada de huracanes?

“Debido al movimiento ‘People Before Highways’, el Boulevard Melnea Cass – y sus árboles – son un testimonio del poder de una comunidad que se une para preservar la salud pública”, escribió Hoffer. “Espero sinceramente que continúen siendo así durante las generaciones venideras”.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.