En Estados Unidos un numeroso grupo de estudiantes podría quedarse sin ver clases debido a la falta de internet de alta velocidad, un servicio esencial para conectarse con los profesores a distancia en el contexto de la pandemia de COVID-19. Pese a ello, hay acciones en el ámbito local de cada distrito escolar que buscan reducir la brecha.

De acuerdo con un reportaje de Moriah Balingit para The Washington Post, este es un problema que afecta principalmente a hogares de afroamericanos, latinos y nativos americanos: casi un tercio de los alumnos no tiene internet de alta velocidad.

En estados del sur y en las comunidades rurales es mayor la falta de internet. En Mississippi y Arkansas, alrededor de 40% de los estudiantes no tenía el servicio. La pandemia del COVID-19 podría no solo causar estragos en la salud y economía, sino también en el ámbito educativo.

En 2018, casi 17 millones de niños vivían en hogares sin internet de alta velocidad; y más de 7 millones no tenían computadoras en casa, según un informe elaborado por una coalición de grupos de derechos civiles y educativos que analizaron los datos del censo de ese año.





AYUDA. En la escuela primaria Bel Pre se ofrecieron Chromebooks para su uso en el hogar el 26 de marzo. | Foto: Toni L. Sandys / The Washington Post.

Luego de las órdenes de permanecer en casa por la pandemia, los sistemas escolares se apresuraron a comprar y distribuir computadoras portátiles y puntos de acceso WiFi a los estudiantes; y los proveedores de servicios ofrecieron descuentos a familias de bajos ingresos, esfuerzos que hicieron mella en los números.

Lee también: Inicio de clases será completamente a distancia en DC

Defensores de la educación dicen que el Congreso podría ofrecer una solución fácil, como parte de un paquete de alivio del coronavirus al expandir un programa existente que ayuda a las escuelas y bibliotecas a obtener servicios de Internet. Pero esas esperanzas se derrumbaron junto con las conversaciones entre el Congreso y la Casa Blanca sobre un nuevo paquete de ayuda.

Con las conversaciones estancadas, el presidente Donald Trump emitió una orden ejecutiva para el alivio del coronavirus, pero no proporcionó recursos a las escuelas públicas K-12. Las consecuencias de la brecha entre quienes tienen acceso al aprendizaje virtual y quienes no lo tienen podrían sentirse en los próximos años.

Abigail Spanberger, representante demócrata por Virginia, calificó de terrible la situación según The Washington Post. En el Congreso ha presionado para aumentar los fondos que subsidian el costo del servicio de Internet para escuelas y bibliotecas. En su distrito hay zonas rurales que no cuentan con proveedores de servicios de Internet.

El acceso a internet es tan fundamental para la educación de los niños que permitir a los estudiantes prescindir de él es como enviarlos a aulas sin libros de texto, argumentó Jordana Barton, quien estudia la brecha digital en Texas como asesora de desarrollo comunitario para el Banco de la Reserva Federal de Dallas.

Te puede interesar: Funcionarios de Montgomery ven perplejos anuncio de Larry Hogan sobre regreso a clases

Pedro Martínez, superintendente del Distrito Escolar Independiente de San Antonio, en Texas, considera que la situación equivale a decirle a los estudiantes que no pueden asistir a clases por no tener internet. En la localidad mencionada más de la mitad de las familias no tiene el servicio.

Ayuda a hogares

En Baltimore, por ejemplo, el sistema escolar ayudó a 7 mil familias con Internet Essentials, un programa que brinda servicio de internet de bajo costo a hogares que califiquen. Los dos primeros meses del programa fueron gratuitos. Pero el mes pasado, el sistema escolar se dio cuenta de que si no pagaba la factura de $650 mil, muchas de esas familias perderían el servicio. Programas similares se han puesto en marcha en el país.

“No iba a quedarme al margen y dejar que 14 mil estudiantes no pudieran iniciar sesión debido a una factura que sabíamos que debíamos pagar”, dijo la directora ejecutiva de las Escuelas Públicas de la Ciudad de Baltimore, Sonja Santelises. “Es una cosa más que, al servir a los niños y las familias, se les pide a las escuelas que hagan”.

Problemas técnicos en Florida

Las clases a distancia no solo han representado un reto para quienes carecen de internet en el hogar, sino también para los estudiantes que se pueden conectar en línea.

El distrito escolar de Miami-Dale, en Florida, registró fallas de software junto con un ataque cibernético en su regreso a las clases de forma virtual, el lunes 31 de agosto, reseñó Efe.

“Ayer dije que estaba frustrado y decepcionado, hoy digo que estoy frustrado y enojado”, expresó el superintendente Alberto Carvalho, quien confirmó el hecho el martes 1° de septiembre.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) inició investigaciones por el incidente en el condado, que tiene 345 mil estudiantes distribuidos en 392 escuelas y unos 40 mil empleados.

Con información de agencias.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.