La información en tiempos de coronavirus abunda. La inmediatez gana la carrera y con cada minuto nace una nueva noticia. Sin embargo, la velocidad no siempre es amiga de la verdad. Dos especialistas de la salud del DMV, Audrey Escobedo-Escotto y Álvaro Puig-Rodríguez, indicaron que el desconocimiento sigue siendo una constante, pues no todo lo que se dice realmente sucede.

En entrevista exclusiva con Ricardo Sánchez-Silva, editor web de El Tiempo Latino, quien estuvo acompañado por su colega Laura Barros, los expertos brindaron detalles precisos sobre el Covid-19 para sacar de dudas a la comunidad latina.

A juicio de la doctora, quien desarrolla sus labores como directora de operaciones de la Clínica Comunitaria Emerson de D.C., los médicos han tratado “de educar lo más que podamos; sin embargo, todavía hay mucho desconocimiento acerca de la transmisión y quiénes están en riesgo”.

Esta desinformación, aseguró Escobedo-Escotto, solo deriva en males mayores que tienen efectos directos sobre la salud mental de la comunidad. “Hay mucha paranoia en el ambiente”.

Puig-Rodríguez estuvo de acuerdo con su colega y añadió que “nos hemos tenido que convertir en educadores”. La labor también pasa por desmitificar ciertas noticias. “A pesar de haber tanta información, es nuestra tarea organizarla para que la gente no se confunda”, dijo.

Solo en Estados Unidos se registran más de 460 mil casos positivos por la pandemia y 18 mil muertos; no obstante, autoridades y expertos señalaron con antelación que están próximos a llegar al pico de contagios y fallecimientos.

“La situación es complicada”, admitió Puig-Rodríguez. “No sabíamos de este problema hace cuatro meses”. Aun así, tanto él como su colega se encargaron de dejar a un lado mitos sobre el brote que para muchos es real.

El especialista en medicina interna y hospitalaria en el Privia Medical Group indicó que, pese a su impacto, la tasa de fatalidad del coronavirus se encuentra alrededor del 4%. A su juicio, “eso no quiere decir que alguien que tenga Covid-19 esté en sentencia de muerte”.

Escobedo-Escotto agregó que hay casos de personas con el virus que han tenido que cumplir con el aislamiento en sus hogares aun cuando en el sitio vive más de una persona. Pero eso, bien llevado, no extiende el riesgo de contagio. Frente a la situación, la doctora aseguró que el afectado debe usar tapabocas y sus familiares lavarse las manos constantemente, limpiar las superficies, evitar tocarse la cara y aislar a la persona enferma. Si usan área comunes, desinfectarlo todo “y que el paciente trate de no circular en el apartamento o casa en donde viva”.

El virus, así como han compartido varios expertos, puede instalarse durante horas en las superficies; no obstante, el contagio a través de comidas y bebidas no es real.

Tal como los principales organismos de salud del mundo han señalado, para la población es primordial el distanciamiento social; incluso, para muchos es la clave para poner freto al alza en los casos positivos. De acuerdo con Escobedo-Escotto, el uso de mascarillas casera es positivo al momento de salir de casa; sin embargo, cumplir con todas las medidas es una obligación: “el hecho de tener una mascarilla puesta no asegura que uno no se va a contagiar”.

Puig-Rodríguez fue más allá y lamentó que las cosas todavía se tomen a la ligera. “No vamos a lograr aplanar la curva de esa manera”, advirtió. Según el especialista, cada persona cuyo caso sea positivo, puede contagiar a otras tres o cuatro si esta y el resto no cumplen con el debido distanciamiento.

Ambos coincidieron en el hecho de que nadie debe automedicarse; todo lo contrario, si los síntomas se hacen presente, lo más recomendable es hablar con un médico para saber cuál es el próximo paso a seguir.

En la Clínica Comunitaria Emerson, por ejemplo, hacen consultas de telemedicina para referir a otros centros de salud a los posibles casos positivos. Por su parte, en Virginia, donde se ubica el Privia Medical Group, “se dan muchas flexibilidades a los pacientes que no tienen seguro”, dijo Puig-Rodríguez.

Escobedo-Escotto recomendó, sobre todo en la comunidad hispana, “incrementar la información en español. Los médicos que hablamos español tenemos que enviar mensajes a las familias. Si no lo hacemos nosotros, nadie más lo va a hacer (…) para atacar a esta pandemia tenemos que arrancarla de raíz en nuestro idioma”. Asimismo, pidió a las personas tomarse un descanso: “hay que tomarlo con calma”.

Los residentes de D.C. y Virginia interesados en tener más información sobre la pandemia y consultar a los especialistas de la salud, pueden llamar a la Clínica Comunitaria Emerson al (202) 259 0777 y al Privia Medical Group al (703) 223 2440.

Facebook

Desinformación y crisis: médicos desmontan mitos sobre el coronavirus

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *