El ex vicepresidente estadounidense y precandidato presidencial demócrata, Joe Biden, ganó en el mini supermartes, cuatro de los seis estados que disputaron elecciones primarias.

Biden, obtuvo victoria en los estados de Idaho, Mississippi, Missouri y Michigan, tras las primarias demócratas que fueron realizadas en la víspera.

Al ex vicepresidente norteamericano se le asignaron 820 delegados, seguido de los 670 de su mayor contrincante, Bernie Sanders.

Según algunas encuestas, Biden ganó entre votantes blancos, un grupo que se estimaba se encontraba en respaldo total al senador de Vermont.

Joe también logró obtener las preferencias entre los hogares sindicales.

Los militantes suponen que existe mayores posibilidades de vencer al presidente estadounidense, Donald Trump con Joe Biden como contrincante.

De hecho, al menos un 55 por ciento de los votantes lo ven con mayores posibilidades frente al 32 que prefiere a Sanders.

Las victorias de Biden en estos cuatro importantes estados son tan decisivas que el equipo de su principal competidor rechazó todas las especulaciones sobre si abandonará la carrera.

Aún faltan conocer los resultados preliminares en Dakota del Norte y la capital, y en total las seis entidades en disputa, otorgan 352 delegados.

En los caucus demócratas de 2016, Sanders ganó Idaho frente a Hillary Clinton.

Para muchos, una victoria de Biden en Washington, un estado que Sanders también obtuvo en el año 2016, podría elevar mucho más la presión hacia Sanders para que retire su candidatura.

Después del inicio lento en las votaciones del mes pasado, Biden dijo a los reporteros el martes en Filadelfia que considera que su campaña “está despuntando” y que los demócratas cerrarán filas para recuperar la Casa Blanca y unir a la nación.

“Quiero agradecer a Bernie Sanders y sus simpatizantes por su energía sin límites y su compasión”, dijo Biden. “Compartimos una meta común y juntos derrotaremos a Donald Trump”.

Tanto Biden como Sanders tenían programado actos el martes por la noche en Cleveland, Ohio, pero cancelaron los eventos debido al brote de coronavirus.

Esas cancelaciones pudieran presagiar un cambio drástico en las prácticas de campaña, con ambos candidatos demócratas y Trump bajo presión para limitar el uso de concentraciones masivas para motivar a sus simpatizantes.

Sanders no hizo apariciones públicas el martes por la noche.

Los dos candidatos tienen programado debatir el domingo antes de las elecciones primarias del 17 de marzo en Ohio, Florida, Illinois y Arizona. El Comité Nacional Demócrata anunció que no habrá público en ese debate.

Las autoridades electorales todavía contaban votos en los otros dos estados de la primaria del martes, Dakota del Norte y Washington.

Sanders y sus estrategas buscaban mejores resultados en esos estados para mitigar sus derrotas anteriores.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.