De acuerdo con las autoridades departamentales de Educación, en el departamento de La Unión, hubo una deserción de 4,000 estudiantes en el año lectivo que recién finalizó.

La matrícula inicial en el departamento fue de 52,000 alumnos desde parvularia hasta bachillerato en las 379 escuelas públicas.

Los municipios más afectados por el abandono escolar fueron Santa Rosa de Lima, Conchagua y La Unión.

La deserción se dio entre inicios y mediados del año escolar. La mayoría ocurrió en alumnos desde séptimo grado hasta primer año de bachillerato.

Además, el abandono de las aulas se duplicó al compararlo con los registros del año 2018, cuando la deserción se cuantificó en 2,000 alumnos.


El Salvador

Walter Ventura, director departamental de Educación, dijo que hay varios factores que aceleraron el proceso de abandono de los estudiantes, como la migración y un poco la situación delincuencial en algunos lugares.

Hay preocupación por esas cifras de la deserción, asegura el director departamental, quien espera que las condiciones del contexto de la política migratoria que tiene Estados Unidos vayan dejando claro que las posibilidades de migrar de una persona no son fáciles.

“Muchos estudiantes abandonaron la escuela para viajar a Estados Unidos sin tener la certeza de llegar, dimos las indicaciones a las escuelas de que en el momento que regresen puedan ser incorporados al sistema”, agregó Ventura.

A través del sistema de información que reporta de forma mensual cada escuela, detallan que entre las causas de la deserción está la migración, ya que los jóvenes decidieron reencontrarse con sus padres y viajar de forma legal o ilegal.

Pero también la delincuencia provocó que varios estudiantes abandonaran su vida académica por temor, ya que en algunos casos fueron forzados a abandonar la escuela.

“La delincuencia para nosotros no es un tema alarmante porque no tenemos comunidades altamente peligrosas donde al estudiante se le impida estar asistiendo a la escuela y que por eso haya decidido abandonarla”, comentó Ventura.

El Ministerio de Educación ha informado de estrategias a impulsar el próximo año para contrarrestar el abandono de los estudiantes, por ejemplo identificando al alumno en riesgo de irse de la escuela, para ello tomaría parámetros como calificaciones muy bajas y el ausentismo.

Jorge Araniva, director del Complejo Educativo Cantón El Jahuel, explicó que la deserción en su escuela fue de 35 estudiantes de parvularia a noveno grado y entre los factores que influyeron fue la migración y situación delincuencial.

Algunos padres de familia del municipio de Conchagua manifestaron que se vieron en la obligación de sacar a sus hijos porque estaban siendo amenazados por las pandillas al ingresar al centro educativo o les exigían colaborar trasladando algunos ilícitos. En estos casos, los alumnos dejaron las aulas apenas cuatro meses luego de iniciado el año escolar.

Fuente: El Salvador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.