La época de Halloween llegó otra vez, y con ella, los caramelos. De acuerdo con la National Retail Federation, en 2014 los americanos gastaron la impresionante suma de 2200 millones de dólares sólo en golosinas durante esta época del año. Y muchos de esos dulces terminan dañando los dientes de los niños que salen a jugar el famoso “trick or treat”.

El azúcar ha sido identificado por los expertos en salud bucal como una de las principales causas de caries y deterioro de los dientes. Las bacterias naturales de la boca se alimentan del azúcar en las golosinas y de otros alimentos y los convierten en ácidos. Este ácido ataca el esmalte de los dientes y provoca su deterioro.

«La caries y el deterioro de los dientes son causados por la exposición prolongada al azúcar» señala la doctora Maria José Cervantes Méndez, de la Academia Americana de Dentistas Pediátricos, quien nos indicó cuáles son los tipos de dulces que causan peores efectos a los dientes de los niños.

“Los caramelos masticables, debido a su consistencia, se quedan en los dientes durante periodos más prolongados”, asegura la doctora Cervantes. Cuando los niños comen dulces pegajosos como las gomitas, por ejemplo, el dulce queda atrapado sobre la superficie y entre las grietas. Cuanto más tiempo se queda adherido el azúcar en los dientes, mayor es el tiempo que las bacterias tienen para alimentarse de las golosinas y producen ácido. Cuanto más ácido se produce y mayor es la cantidad de tiempo que los dientes están expuestos a él, mayores son las posibilidades de que su hijo desarrolle caries.

En cambio, la doctora Cervantes recomienda minimizar el consumo de este tipo de caramelos y sustituirlos por otros como chocolates, galletas, barras de cereal, pretzels o incluso chiclets sin azúcar.

Sin embargo, recalca, siempre se debe mantener una higiene bucal.

Consejos para limitar los efectos de los dulces azucarados:

-Elija golosinas que pueden comerse rápida y fácilmente para limitar el tiempo en que el azúcar está en contacto con los dientes. Por ejemplo: galletas o chocolates.

-Aléjese de las golosinas pegajosas como los bocadillos frutales pegajosos, los caramelos, los masticables, las bolas de palomitas de maíz y otros dulces que exponen a los dientes al azúcar por largos periodos.

-Limite el consumo de golosinas ácidas que pueden contener ácidos (como el ácido cítrico) para intensificar el sabor ácido. Estos ácidos pueden contribuir a la erosión dental y a la formación de caries.

-Cuando vayan a hacer el “trick or treat”, siempre lleven una botella de agua. El agua limpia un poco el azúcar, y en la mayoría de los casos contiene Fluor, un elemento importante para fortalecer los dientes.

-Aliente a sus hijos a que coman una pequeña cantidad de dulces de una sola vez seguida de un vaso de agua o una buena cepillada de dientes.

-Incentive a los niños a comer una buena comida antes de salir a jugar el “trick or treat”, porque así estarán más llenos y comerán menos dulces o “calorías vacías”.

-Considere comprar gustos no alimenticios para aquellos que visiten su casa, como libros para colorear, bolígrafos y lápices.

Algunas compañías compran los dulces que sobran del “trick or treat”. Considere esta opción para que no exista la tentación en casa de consumir los caramelos. Para conocer más sobre esta opción, visite mouthmonsters.mychildrensteeth.org.

Halloween es un momento ideal para que los padres piensen en los dientes de sus hijos, pero la salud bucal debe ser una preocupación siempre, en todas las épocas del año. Fomente regularmente buenos hábitos de salud bucal en sus hijos tales como:

-Cepillado dental 3 veces al día

-Limitar el consumo de azúcares

-Usar el hilo dental a diario para retirar los restos de comida que se quedan entre los dientes

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.