A todos nos ha pasado. Tu habitación ha adquirido cierto mal olor y no consigues quitárselo. Las cosas limpias por lo general no deben oler mal, pero algunos olores se las arreglan para impregnar todo lo que encuentran. A continuación te daremos varios métodos muy efectivos para disminuir el mal olor de una habitación en orden de efectividad y de facilidad relativa. Utiliza los que te parezcan más apropiados para tu situación:


1. Abre la ventana.
Salvo que el olor venga de fuera, deja que el aire fresco y la luz del sol entren. Ambos disminuirán todo olor fuerte. Este es un paso muy importante: nada ayuda más a eliminar los olores que el aire fresco.

2. De ser posible, lleva las cosas al aire libre para que tomen sol. Ponlas de nuevo en la casa por la noche. Huélelas para sentir su olor. Si alguno de los elementos es la causa del olor, no vuelvas a ponerlo en la habitación. Trátalo apropiadamente: límpialo al vapor, retapízalo, etc.

3. Elimina la fuente del mal olor. Si su causa está aún presente, el olor persistirá. Saca la basura, baña al perro, limpia el refrigerador o las alfombras para impedir que se siga generando más olor.


4. Arruga unas cuantas hojas de periódico y déjalas unos días en la habitación que tenga mal olor.
Cuanto más papel, más capacidad para absorber el olor. Sin embargo, no querrás dejar manchas de tinta sobre las cosas, así que te convendrá poner una hoja limpia de papel debajo del periódico. Cierra la habitación con el periódico por varios días, 1 o 2 semanas, mejor. Esto también funciona con los maleteros olorosos de los autos.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *