Después de una semana difícil, finalmente Julio César Chávez Jr. pudo sacar la victoria ante más de nueve mil aficionados en el Don Haskins Center, y recuperó el paso triunfal tras haber perdido en abril pasado; sin embargo, no pudo lucir ni convencer como hubiera deseado.

Tras 10 episodios ante el valiente chihuahuense Marco ‘Dorado’ Reyes, evidentemente el hombre más chico en el ring, Julio César Jr. se llevó las tres tarjetas de los jueces por 97-92, 98-91 y 96-93. La última fue la más acertada de las tarjetas, pero hubo quien vio ganar cinco rounds a cada uno, y un punto que le descontaron al chihuahuense, hizo la diferencia.

«Bien, a secas», contestó Julio César Chávez padre, el tricampeón, cuando se le cuestionó sobre la actuación de su hijo, El Junior reveló que muy temprano en la pelea se lesionó la mano izquierda y no pudo dar el máximo. «Si hubiera estado bien lo hubiera noqueado, era un rival para noquearlo, pero las cosas pasan, me lesioné en el cuarto round y no pude, el balance que puedo sacar es que lo más importante fue la victoria, voy mejorando poco a poco», externó el sinaloense.

Con el resultado, Chávez Jr. mejoró a 49-2-1 y 32 nocauts, mientras que Reyes se quedó con 33-3 y 24 fueras de combate. Al final, el Junior aceptó que era muy importante para él sacar la victoria y tratar de mantener el ritmo, pues mantiene su intención de bajar a las 168 libras, aunque esta vez no pudo marcar ni las 170 al pasarse por casi una libra.

ASÍ LO VIMOS

La pelea comenzó lenta pero de a poco fueron sacando la tensión. El sinaloense llevó mano, primero con un gancho de izquierda y luego un recto de derecha que hizo tambalear al ‘Dorado’, quien metió una derecha y buscó castigar al cuerpo sin mucho éxito.

Para el segundo la presión del sinaloense comenzó a sentirse. El ‘Dorado’ fue llevado a las cuerdas y ahí le metieron fuerte la derecha de nuevo y también recibió sólidos ganchos al hígado. El de Chihuahua recibió en la refriega un golpe bajo y le dieron tiempo para recuperarse.

Para el tercero el ‘Dorado’ salió a boxear, metió el jab y trató de salir por piernas cada que el sinaloense lo llevó contra las cuerdas, pero apenas se quedó ahí, fue de nuevo castigado por los puños del excampeón del mundo, que se veía muy confiado.

Al cuarto el ‘Dorado’ se basó en su manejo del ring, metió el jab y cada que el Junior le tiró sus bombazos salió por piernas, metió un par de combinaciones y se fue en reversa para evitar el contacto de manea efectiva.

Para competir con el boxeo del chihuahuense, Julio también metió su jab en ql quinto y comenzó con golpes rectos. Luego Marco combinó perfectamente y logró cerrar mejor el capítulo, aunque fue reprendido por un golpe bajo al final.

Al sexto mantuvo la estrategia el ‘Dorado’, en tono esgrimista salió al ring, trató de no ser blanco fijo para evitar los golpes curvos del Junior, quien cerró fuerte y dio avisos de querer buscar el nocaut en el combate, aunque no era fácil encontrar al activo chihuahuense.

Saliendo al séptimo, el sinaloense volvió a ir al frente, con rectos y luego ganchos logró llevar a un esquinero a Reyes, pero también fue reprendido con un 1-2 peligroso. El ser el hombre más pesado en el ring tenía dos directrices para el Junior, era el de pegada más sólido pero quien más gasto físico debía hacer. Al final la ventaja fue para el Junior.

Con más confianza buscó el Junior el nocaut en el octavo, pero fue el ‘Dorado’ quien mejor lució, al menos el primer minuto, pues combinó, se movió, hizo fallar a Chávez y tomó ventaja, aunque luego el sinaloense conectó también fuerte. ‘Dorado’ no estaba acabado, más allá de que ya los dos estaban cansados.

En el noveno, un punto menos, clave, para el ‘Dorado’ tras un cabezazo al Junior que le cortó del párpado izquierdo, aún así el Junior fue al frente y se arriesgó a que el chihuahuense le prendiera con cortas ganchos al cuerpo, al final los dos cerraron fuerte tratando de convencer a los jueces.

Ya para el décimo, cansados, fue Reyes quien trató de cerrar mejor, con más actividad mientras el Junior trataba de encontrar el golpe que le diera una caída, pero no llegó por un golpe, sino porque el de Chihuahua abanicó, y el réferi decidió no contar la caída.

www.diariorepublica.com

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *