Luego del desbordamiento de la quebrada la Liboriana a las 3:30 de la mañana de este lunes, que deja hasta ahora 63 muertos, al igual que decenas de heridos, varios desaparecidos y viviendas afectadas en Salgar y en veredas aledañas a este municipio antioqueño, el presidente Juan Manuel Santos llegó a la zona para coordinar las tareas de rescate.

Tras el encuentro con las autoridades departamentales y de sobrevolar la zona de la tragedia, Santos ordenó la declaratoria de la “calamidad pública” en Salgar para atender la grave emergencia que desató el desbordamiento en la zona. (Lea en detalle sobre la tragedia).

El Jefe de Estado reconoció que “no sabemos cuántas personas están desaparecidas”, pero informó que “hay por lo menos 166 personas de distintos entidades buscando a estos desaparecidos”.

Pasadas las 3:00 de la tarde, Santos reveló un informe preliminar, recopilado por las autoridades que atienen la grave emergencia, de 48 personas muertas, 37 más heridas y al menos 31 viviendas damnificadas.

Sin embargo, a las 7:00 p. m. el reporte del Departamento Administrativo del Sistema para la Prevención, Atención y Recuperación de Desastres (Dapard) era de 61 muertos. También se habla de 333 damnificados, entre ellos, 116 menores de edad. (Vea imágenes de la tragedia).

El mandatario impartió varias órdenes para atender la situación. Los cadáveres serán trasladados a Medellín para su identificación, ya que en Salgar no hay condiciones técnicas para esos procedimientos, y posteriormente serán enviados de nuevo al municipio, en la medida en que las familias lo pidan, para que sean enterrados.

En este momento hay 25 carrotanques distribuyendo agua potable en la zona y se realiza remoción de escombros y limpieza con maquinaria pesada. “La prioridad es el hospital”, afirmó el Presidente, quien, además, dijo que los servicios de gas y electricidad fueron suspendidos para prevenir alguna tragedia.

Otra de las instrucciones que impartió está relacionada con la entrega de 500 kits de mercado y ayuda humanitaria para la población afectada, que, según dijo, se aumentarán si en el transcurso de las acciones de atención a la emergencia se hace necesario.

A las personas que perdieron sus casas tras la avalancha, Santos les envió el mensaje de que se les van “a reconstruir sus viviendas, para que queden, inclusive, mejor de lo que estaban antes de este desastre”. Dijo que, mientras tanto, se les entregarán subsidios de arriendo para que logren ubicarse.

El mandatario añadió que los menores de edad que perdieron a sus familiares serán llevados por el Icbf a un sitio especial para su atención y que, por otro lado, a las personas a quienes se les haya muerto alguien en esta tragedia se les entregará, a través del Fosyga, un subsidio de 16 millones de pesos.

“Nadie nos va a devolver a los muertos, lo cual lamentamos profundamente y acompañamos a las familias, pero tenemos que salir de este desastre y mirar hacia adelante con valor y con firmeza”, enfatizó Santos.

ElTiempo

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *