Arjen Robben volvió a jugar con el Bayern de Múnich, pero la alegría del holandés duró apenas 18 minutos. Robben entró en el minuto 68 en el lugar de Thiago Alcántara y en el 84 debió dejar el campo con problemas físicos, tras haber ido al suelo antes para indicar al banquillo la necesidad de ser sustituido y seróa Mario Götze quien tomó su puesto.




El extremo llevaba sin jugar desde el 22 de marzo, cuando le sucedió lo mismo: reapareció de una pequeña lesión ante el Gladbach y duró 24 minutos sobre el campo. Tras aquello, su tiempo de inactividad le ha hecho perderse cuatro partidos de Liga, dos de Champions y uno de Copa.

www.diariorepublica.com

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *