El martes 21 de abril comienza la fase de sentencia del juicio a Dzhokhar Tsarnaev, quien fue hallado culpable del atentado en el maratón de Boston y podría ser condenado a muerte si el jurado así lo decide.

Sin embargo, los padres de la víctima más joven del atentado, el pequeño Martin Richard, están instando a las autoridades federales a considerar que no se condene a la pena de muerte.

Bill y Denise Richard, cuyo hijo de 8 años, Martin, fue una de las tres personas asesinadas por los explosiones en la meta de la maratón el 15 de abril de 2013, dicen una nota publicada en la primera plana en el Boston Globe que la condena a muerte «podría llevar años de apelaciones y prolongar el hecho de revivir los más dolorosos días de nuestras vidas».

Ellos escribieron en un editorial, titulado «Para poner fin a la angustia, desechen la pena capital», que cuando se desvanezca la atención sobre Tsarnaev por parte de los medios y la opinión pública podrán iniciar «la reconstrucción de nuestras vidas y la familia».

La condena de muerte sería, llegado el caso, ejecutada a nivel federal mediante una inyección letal.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *