En Manchester, New Hampshire, a tan solo una hora en carro de Boston se encuentra The Currier Museum of Art.

Este museo representa una gran sorpresa por descubrir para los amantes del arte pues las colecciones permanentes del Currier incluyen unas 12,000 obras de arte de Europa y América, con múltiples piezas de Degas, Picasso, Monet y John Singer Sargent.

Además de sus extensas colecciones de pinturas y esculturas, el museo también posee excelentes exposiciones de plata, cristal y muebles.

The Currier Museum of Art se benefició de importantes renovaciones a finales de 1990 y una segunda expansión en 2008, lo que demuestra la popularidad de esta institución y su relevancia en el panorama del arte en Nueva Inglaterra. Además de las colecciones que incluyen la inquietante pintura “Los Contrabandistas” (1925) de Edward Hopper y “Hermanas de Caridad” (1937) de Osvaldo Louis Guglielmi; el Museo presenta exhibiciones especiales que merecen una visita dedicada para descubrirlas. Actualmente el Currier Museum of Art presenta “Painterly to Precise: Richard Estes” y “Still Life: 1970s Photorealism”. Durante el recorrido usted encontrará pinturas tan reales que podrá sentirse caminando en el lienzo y en el tiempo, o esculturas tan auténticas que desearía poder interactuar con cada una de ellas.

La exhibición “Still Life: 1970s Photorealism” consiste en pinturas y esculturas hechas con fotografías de la época. Artistas destacados de esta técnica incluyen a Richard Estes, Duane Hanson, Tom Blackwell y Audrey Flack. Si usted vivió a través de las décadas de 1960 y 1970, estas imágenes de escenas callejeras le parecerán intensamente familiares. Las obras de arte que se pueden ver en esta exposición reflejan la pasión por el hiperrealismo y llevan al público de hoy a un viaje nostálgico en el tiempo a la vida hace 40 años.

En la década de 1970, un grupo de artistas principalmente estadounidenses, incluyendo Richard Estes, Duane Hanson, Tom Blackwell y Audrey Flack decidieron que el arte debía reflejar con precisión el mundo que veían a su alrededor. Estos denominados “photorealists”(fotorrealistas) tomaron fotografías de escenas comunes y corrientes, algunas ni siquiera teniendo un enfoque nítido y sobre todo rechazando conscientemente los estilos artísticos predominantes de la abstracción, el minimalismo y el arte pop de Andy Warhol. Estas fotografías de escenas comunes aparecen recreadas en las grandes pinturas y esculturas en exhibición hasta el 3 de mayo.

El Currier Museum of Art está ubicado en 150 Ash Street, Manchester, NH y el costo de admisión al museo es de $12. Para más información llame al (603) 669-6144 o visite: www. currier.org.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *