Una pareja de Massachusetts, que culpa de la muerte de su hijo de 8 años de edad la ingesta de carne molida que compraron en Whole Foods Market, han demandado a la cadena de supermercados y a la empresa que dicen ha producido y procesado la carne.

Melissa y Andrew Kaye, de Braintree, dijeron en su demanda presentada el martes en la Corte Federal de Boston que el ganado alimentado con pasto que compró en la tienda de Weymouth estaba contaminado con una potente cepa de E. coli. Su hijo, Joshua, murió en julio.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *