Quantcast
0

Opinión | Creando igualdad de acceso en los programas de Energía Eficiente

Las tasas de participación de MassSave en algunas ciudades “Gateway” son tan solo de un 6%
OPINIÓN. La eficiencia energética puede crear comunidades más saludables

OPINIÓN. La eficiencia energética puede crear comunidades más saludables Foto: MassSave

A medida que las consecuencias económicas y de salud pública de la pandemia continúan repercutiendo en Chelsea y en todo el estado de Massachusetts, una cosa está clara: una vez más, las comunidades negras y morenas, y las comunidades con un mayor porcentaje de hogares de ingresos bajos y medianos, están cargando un peso desproporcionado de la devastación. Necesitamos aprovechar este momento de crisis para analizar detenidamente los sistemas y las soluciones que serán fundamentales para ayudar a todas nuestras comunidades a recuperarse y reconstruirse.

Esto es particularmente importante cuando se trata de cómo consumimos energía en nuestros hogares. Un estudio reciente encontró que las dificultades económicas de la pandemia de COVID-19 podrían obligar a hasta el 20% de las familias en todo el país, quienes ya se encuentran en una posición financiera precaria, a asumir una deuda significativa de facturas de energía no pagadas. Esto es aún más pronunciado este verano ya que tuvimos períodos prolongados de calor extremo.

Una de las soluciones a nuestro alcance en Massachusetts es la eficiencia energética, que puede reducir significativamente las facturas de electricidad y crear comunidades más saludables y resistentes. Durante casi una década, Massachusetts ha sido reconocido como el estado mejor clasificado de la nación por nuestros programas de eficiencia energética. Sin embargo, por debajo de estos elogios hay datos que muestran profundas diferencias entre las comunidades que se benefician de los programas del estado.

El programa MassSave, administrado por las empresas de electricidad y servicios públicos del estado como la energía, brinda incentivos y mejoras de eficiencia. Algunos ejemplos son las bombas de calor, sistemas de aire acondicionado centralizados de alta eficiencia y termostatos inteligentes. Estos ayudan a los hogares a reducir los costos de energía y luchar contra el cambio climático al reducir su huella de carbono. Los inquilinos y propietarios contribuyen a MassSave a través de una tarifa mensual en sus facturas de energía.

Por lo general, el programa juega un papel vital para ayudar a los consumidores de energía a ahorrar dinero y al estado a cumplir con sus obligaciones para combatir el cambio climático. Estos programas también reducen la energía que usamos de las plantas eléctricas, los que a su vez reducen la contaminación, la cual tiene un gran impacto negativo en nuestra salud pulmonar y contribuye a la incidencia de asma e incluso a la muerte prematura.

Pero los estudios también muestran una gran falla en el programa, ya que los beneficios no llegan a todas nuestras comunidades. Un informe reciente realizado por las empresas de electricidad muestra que las tasas de participación de MassSave en algunas ciudades “Gateway” (comunidades urbanas que tienen economías importantes para el estado y enfrentan retos socioeconómicos) son tan bajas como el 6%, mientras que la participación en comunidades más prósperas puede ser hasta siete veces mayor.

Recientemente, Mary Wambui, miembro del Consejo Asesor de Energía Eficiente del estado, denunció el desequilibrio y escribió que “las cosas como funcionaban antes están fallando a nuestras comunidades (...) Tanto las empresas de servicios públicos como la electricidad, al igual que el estado tienen la responsabilidad de garantizar que todas las comunidades puedan acceder a estos beneficios por igual".

En Chelsea, el informe encontró una tasa de participación de solo el 11%, la más baja del estado. Debido a una falta crónica de inversión, voluntad y políticas intencionales para remediar estas inequidades por parte de las compañías de electricidad y el Gobierno de Baker; los residentes de ingresos bajos y medianos reciben menos beneficios a pesar de contribuir con una mayor parte de sus ingresos. Pero hay una buena noticia: a medida que la Administración se acerca a su próximo plan de energía eficiente de los próximos tres años, hay cosas que podemos hacer ahora mismo para tomar una iniciativa que sea verdaderamente equitativa.

Durante más de 10 años, organizaciones y aliados de la Coalición de Justicia Verde (Green Justice Coalition) en todo el estado han pedido mayor atención ante esta desigualdad que niega a las comunidades de bajos ingresos y de color un acceso significativo a estos programas.

Para el plan actual de tres años que comenzó en 2019, los miembros del Consejo Asesor de Eficiencia Energética (EEAC por sus siglas en Inglés) de Massachusetts aprobaron unánimemente una solución que abordaba de manera específica las necesidades de los inquilinos. Este fue un gran avance que propuso un bono de incentivo para los servicios públicos como las compañías de electricidad para fomentar un mayor servicio a los inquilinos. Una herramienta que ayudaría a ampliar los servicios para los residentes de bajos ingresos, para aquello que no hablan inglés, entre otros. A pesar del gran apoyo para este nuevo enfoque, el Departamento de Servicios Públicos (el cual vigila las compañías de electricidad en todo el estado) eliminó el programa unilateralmente, sin tomar en cuenta y abandonando las necesidades de un gran porcentaje de la población de nuestro estado.

A corto plazo, dado que muchos continúan trabajando desde casa o están sin trabajo debido a la pandemia, el programa MassSave debe hacer todo lo posible, antes del comienzo del invierno, para ayudar a las personas de todas las comunidades a invertir en calefacción a través de tecnologías como las bombas de calor eficientes.

A largo plazo, necesitamos construir un nuevo camino y poder informar el próximo plan de tres años en todos los niveles de Gobierno. En vez de hacernos los ciegos ante las necesidades de nuestros residentes más vulnerables, debemos darles prioridad. Hacemos un llamado al gobernador y sus agencias estatales para que rechacen cualquier plan que no genere un acceso real a los programas de eficiencia energética para los residentes en Chelsea y comunidades similares en todo el estado.

A medida que nos recuperamos y reconstruimos de la crisis, Massachusetts debe comprometerse con una estrategia equitativa a largo plazo que garantice que todas las comunidades puedan aprovechar los beneficios de ahorro y de salud pública que traen los programas de energía eficiente. Solo entonces podremos estar a la altura del reconocimiento que nos han dado en todo el país como el #1.

Maria Belen Power es la Directora Ejecutiva Asociada de GreenRoots en Chelsea

Twitter: @mariabelenpower