Quantcast
0

Columna: Saldremos adelante; lo que haremos después importa tanto como ahora

Este es un momento crítico de aprendizaje con respecto a nuestra supervivencia y nuestras futuras prioridades
CRISIS. Una enfermera sostiene un test de coronavirus en el estacionamiento del Newton-Wellesley Hospital en Newton, Mass. | Photo for The Washington Post by Adam Glanzman.

CRISIS. Una enfermera sostiene un test de coronavirus en el estacionamiento del Newton-Wellesley Hospital en Newton, Mass. | Photo for The Washington Post by Adam Glanzman. TWP - Adam Glanzman

  • John Rosenthal de Gloucester es cofundador de Stop Handgun Violence y cofundador de Police Assisted Addiction and Recovery Initiative, miembro de la Junta Directiva de Change The Ref y fundador de Friends of Boston’s Homeless. Publicada en inglés en The Gloucester Times

Este es un momento en el tiempo que nunca debemos olvidar. Todavía hay muchas incógnitas sobre cuán extendido y durante qué período el coronavirus nos afectará a nosotros, a nuestro país y a nuestro planeta. Mientras todos esperamos respuestas, el distanciamiento físico es absolutamente crítico hasta que esta letal curva de propagación del virus se aplane, las pruebas se extiendan ampliamente y nuestro sistema de atención médica pueda evaluar qué tan capaz es para manejar esta pandemia. El distanciamiento físico es un sacrificio efectivo, de baja tecnología y relativamente pequeño que cada uno de nosotros puede y debe hacer ahora para frenar la propagación de este virus altamente contagioso. Ya sean semanas, meses o potencialmente un año o más, no tenemos más opción que ponernos en cuarentena por el tiempo que sea necesario.

Este también es realmente un momento de enseñanza para hacer un balance muy serio de nuestras prioridades personales y civiles con respecto a lo que es realmente crítico para el futuro de nuestra salud pública y civilización, ya que esta no será la última pandemia. El coronavirus es mucho peor que la “gripe común”, lo que resulta en un promedio de 50.000 muertes en los Estados Unidos y hasta 650.000 muertes en todo el mundo cada año. Es probable que la pandemia actual cause una muerte más generalizada que cualquier pandemia que hayamos experimentado desde la gripe española en 1918.

La pandemia de coronavirus es una crisis mundial de salud pública que no sorprende a muchos profesionales de la salud pública. Lamentablemente, el campo de estudio de la salud pública y muchas de sus apremiantes preocupaciones basadas en evidencia con respecto a una serie de consecuencias vitales de políticas ambientales y sociales en la salud pública han sido ignoradas durante décadas por muchos, incluidos nuestros funcionarios federales y estatales electos.

No busque más allá de las consecuencias derivadas de la mala política pública relacionada con la calidad del aire y el asma, la calidad del agua y el envenenamiento por plomo, el acceso irrestricto a pistolas y armas de asalto de estilo militar y la violencia armada, así como la comercialización agresiva y la prescripción excesiva de opioides y la epidemia de sobredosis de opioides, por nombrar algunos, como prueba de que las malas políticas públicas resultan en malos resultados de salud pública.

Hoy y todos los días mueren 100 estadounidenses y 150 más resultan heridos por armas de fuego en gran medida ilegales. Eso es un promedio de 40.000 muertes por armas de fuego y 150.000 heridos al año y esta epidemia de salud pública y seguridad ha estado arreciando por décadas. Desde 1975, han muerto más estadounidenses con armas de fuego (más de 1.4 millones de personas) que todos los hombres y mujeres del servicio estadounidense asesinados en todas las guerras extranjeras combinadas. Mientras tanto, 170 estadounidenses mueren cada día por sobredosis relacionadas con opioides. En 2019 hubo 72.000 muertes por sobredosis y aproximadamente 10 veces más tratamientos para revertir las sobredosis. Solo el año pasado, el número de muertes por sobredosis habría estado más cerca de 600.000-700.000 muertes relacionadas con los opioides si no hubiera sido por el medicamento Narcan, que bloqueo los efectos de la sobredosis. Solo estos dos ejemplos de malas políticas públicas que resultan en malos resultados de salud pública y más de 250 muertes en gran parte evitables cada día combinadas, se deben a que priorizamos la codicia de especial interés y la política sobre la salud y seguridad públicas.

A diferencia de la violencia armada y las epidemias de opioides, que combinan un total de más de 250 muertes por día en los Estados Unidos, ahora que aproximadamente “solo cientos” de estadounidenses han muerto por COVID-19, la política de salud pública ya ha cambiado drásticamente y, finalmente, el presidente y el Congreso ya no están tratando el nuevo coronavirus como de costumbre. Sólo uno puede imaginar cuántas vidas podrían haberse salvado si el presidente no hubiese descartado inicialmente y minimizado el coronavirus “solo como una gripe” y “no hay nada de qué preocuparse” o si tomamos o si el Congreso hubiese tomado hace años un enfoque igualmente proactivo basado en evidencia con relación a las políticas públicas necesarias para reducir las muertes prevenibles por armas de fuego, opioides y contaminantes ambientales.

Enfrentar el coronavirus probablemente llevará meses y años versus semanas para razonablemente contener y prevenir. Está más allá de la creencia de que apenas estamos comenzando a fabricar masivamente tiras reactivas para pruebas, sin importar las terapias que, en el mejor de los casos, no estarán disponibles durante muchos meses y una vacuna real que probablemente demorará entre 12 y 18 meses en desarrollarse. Mientras tanto, millones de nosotros estaremos infectados y probablemente ya estamos infectados y no se sabe cuántos morirán innecesariamente como resultado de la falta de pruebas oportunas y preparación para esta inevitable pandemia.

Este es un momento crítico de aprendizaje con respecto a nuestra supervivencia y nuestras futuras prioridades. Si no es así, ¿cuándo nos daremos cuenta de la importancia y el nexo de las políticas públicas y la salud sobre la codicia de intereses especiales y la miope política egoísta? Así como somos un planeta de agua y sin agua limpia morimos, sin una buena política de salud pública que fomente buenos resultados de salud pública, morimos prematuramente. Es así de simple y está más allá del tiempo aclarar nuestras prioridades.

John Rosenthal de Gloucester es cofundador de Stop Handgun Violence y cofundador de Police Assisted Addiction and Recovery Initiative, y fundador de Friends of Boston’s Homeless.

Traducido por El Planeta Media. To read this article in English, click here