Quantcast
0

Si tienes parientes en un asilo de ancianos durante la pandemia, sácalos, aconsejan los expertos

ADULTOS MAYORES. Ocho de cada 10 muertes por COVID-19 en los EE.UU. son de personas mayores

ADULTOS MAYORES. Ocho de cada 10 muertes por COVID-19 en los EE.UU. son de personas mayores - Pexels

“Para leer su versión en inglés visitar Ethnic Media Services”.

El COVID- 19 ha puesto al descubierto la difícil situación de los ancianos de EE.UU., que han sido desproporcionadamente afectados por esta enfermedad.

Ocho de cada 10 muertes por COVID-19 en los EE.UU. son de personas mayores, de 65 años o más, según datos de los Centros para el Control de Enfermedades. Hasta el 70 por ciento de las hospitalizaciones por COVID-19 son de personas de 85 años o más.

Te puede interesar: Muestran imágenes del coronavirus, para que las personas conozcan al “enemigo invisible”

Los impactos moleculares de las infecciones por COVID-19 también aumentan el riesgo de depresión y la vulnerabilidad a otras enfermedades de las personas mayores.

Y aunque sólo el 0,06 por ciento de la población de EE. UU. vive en hogares de ancianos, más de 43.000 muertes y 210.000 infecciones se han producido en estos centros, lo que representa alrededor del 40 por ciento de todas las muertes relacionadas con el COVID- 19.

"Si puedes llevarte a tus familiares a casa ahora mismo, sería lo mejor", indicó la Dra. Charlene Harrington, gerontóloga y profesora de enfermería de la Universidad de California, San Francisco, en una sesión informativa celebrada el pasado 12 de junio y organizada por Ethnic Media Services.

"Los asilos han sido realmente el centro de la pandemia", explicó el Dr. Tung Nguyen, profesor de medicina interna en la Universidad de California, San Francisco.

Más del 20 por ciento de los asilos informaron que tienen menos de una semana de suministro de equipo de protección personal debido a los retrasos en la entrega de los suministros prometidos por el Departamento de Salud y Servicios Humanos y la Agencia Federal de Gestión de Emergencias, dijo Nguyen, quien también se desempeña como director del Centro Asiático-Americano de Investigación en Salud.

Aunque las mujeres constituyen desproporcionadamente la mayoría de la población en los asilos de ancianos, los hombres mayores en general tienen la mayor proporción de muertes por COVID.19. Por ejemplo, las personas mayores en los EE.UU. entre las edades de 65 y 74 años tenían una tasa de mortalidad por COVID-19 de 75 muertes por cada 100.000 hombres y 39 muertes por cada 100.000 mujeres, según un estudio de Global Health 5050.

En los últimos 20 años, ha habido un declive en la calidad de la atención en los asilos de ancianos, el 70 por ciento de los cuales son instalaciones con fines de lucro, dijo Harrington.

"Antes de que el virus llegara, tres cuartas partes de todos los asilos de ancianos de EE. UU. tenían niveles inadecuados de personal de enfermería y el 63 por ciento tenía violaciones en el control de infecciones. Así que cuando el virus atacó, se propagó como un incendio forestal en los ancianatos”, dijo.

Se han hecho pruebas inadecuadas al personal y a los residentes, denunció, Harrington, señalando que casi la mitad de los infectados con COVID-19 son asintomáticos. El personal está compuesto en su mayoría por trabajadores de bajos salarios que carecen de seguro médico y de salario por enfermedad, y por lo tanto son reacios a quedarse en casa si se enferman. Muchos trabajan en más de un empleo, por lo que el virus podría terminar por propagarse en diversos lugares.

Harrington además comentó que no estaba de acuerdo con las nuevas políticas de los estados que conceden a las residencias de ancianos inmunidad frente a las demandas relacionadas con COVID. "Definitivamente ha habido negligencia en muchos casos", dijo, citando el personal inadecuado y el control deficiente de las infecciones.

El Dr. Fernando Torres-Gil, director del Centro de Investigación de Políticas sobre el Envejecimiento de la Universidad de California, Escuela de Asuntos Públicos Luskin de Los Ángeles, dijo que muchos hospitales habían discriminado intencionalmente a los ancianos en las etapas iniciales de la pandemia, distribuyendo los escasos recursos, como los respiradores, a personas más jóvenes que tenían una mayor esperanza de vida.

"Se puso al final de la fila a los mayores, a los que tienen diversos tipos de discapacidad, un claro ejemplo discriminación por motivos de edad", dijo.

Torres-Gil, que forma parte del comité asesor del Plan Maestro para el Envejecimiento del Gobernador de California, Gavin Newsom, dijo que el grupo ha estado trabajando para desarrollar nuevas normas de atención, que sirvan para garantizar que no haya discriminación basada en la edad y la discapacidad.

El comité también está trabajando en propuestas que asignarían recursos a servicios que permitan a las personas mayores permanecer en sus hogares, en lugar de vivir en residencias de ancianos.

"Espero que el lado positivo de todo esto sea que la nación comience a comprender que realmente necesitamos una expansión dramática de los cuidados a largo plazo y, con suerte, educar a las poblaciones más jóvenes en el sentido de que ellos también serán viejos algún día y que también se enfrentarán a una variedad de limitaciones físicas y discapacidades", dijo Torres-Gil.

La Dra. Farida Sohrabji, Profesora de Regentes y Jefa Interina del Departamento de Neurociencia y Terapéutica Experimental de la Facultad de Medicina de Texas A&M, analizó los impactos moleculares de una infección por COVID-19 en la depresión y una mayor vulnerabilidad a otras enfermedades.

Las personas que viven en asilos de ancianos se han visto obligadas a aislarse, dijo, y señaló que varios estudios han relacionado el aislamiento social como un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, incluidos los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares.

El aislamiento social también aumenta los síntomas de las enfermedades autoinmunes, dijo Sohrabji, un neurocientífico cuya área de interés es la salud de la mujer y los accidentes cerebrovasculares. También aumenta el nivel de cortisol, una hormona del estrés.

Las citocinas, proteínas destinadas a ayudar a resolver el virus, en realidad funcionan de manera "corta y gruesa”, matando otras cosas además de las células afectadas por el virus, dijo Sohrabji.

El virus COVID-19 entra en el cuerpo a través de la nariz, que está algo expuesta al cerebro. "Así que el virus puede terminar en el cerebro, especialmente en una porción particular llamada sistema olfativo, que está muy, muy fuertemente implicado con la depresión", dijo Sohrabji.

Al igual que Harrington, Sohrabji también sugirió sacar a los ancianos de situaciones de aislamiento social. Si deben permanecer allí, ella recomendó comprometerse con ellos a través de plataformas como Zoom.

Erika Hartman, directora del programa del Centro de Mujeres del Centro de Los Ángeles, dijo que las ancianas sin hogar han sido duramente golpeadas por la pandemia COVID-19.

Te puede interesar: Alerta a turistas: los planes de salud para viajeros podrían no cubrir pandemias

En los últimos meses, ha habido un aumento del 20 por ciento en el número de personas mayores sin hogar, dijo. La situación es especialmente grave en el caso de las mujeres de color de edad avanzada, que experimentan tasas de pobreza que casi duplican las de las mujeres blancas.

La esperanza de vida de una mujer disminuye drásticamente una vez que se desprotege, señaló Harman. Las mujeres viven en promedio hasta los 83 años; las mujeres sin hogar viven en promedio hasta los 48 años, mientras que los hombres sin hogar viven hasta los 51 años.