Quantcast
0

CEO de Brigham and Women's renuncia a la junta directiva de Moderna

Críticas por un aparente conflicto de intereses
Betsy Nabel, presidenta del Hospital Brigham and Women's de Boston

Betsy Nabel, presidenta del Hospital Brigham and Women's de Boston

Moderna Inc., la empresa de medicamentos que realiza ensayos clínicos de alto perfil para probar una vacuna para el Covid-19, informó el viernes que Betsy Nabel, presidenta del Hospital Brigham and Women's, renunció a la junta directiva para evitar "un aparente conflicto de intereses".

Nabel vendió casi $2 millones en acciones de Moderna en mayo, justo cuando la institución que lideraba estaba preparando la reducción de costos debido al COVID-19, elevando las ganancias totales de la compañía de biotecnología a $8,5 millones este año.

The Boston Globe informó la semana pasada que la Dra. Nabel vendió 73,975 acciones de Moderna por un valor de $6.5 millones el 15 de julio, después de que las acciones de la compañía casi se cuadruplicaron este año por las noticias de éxito temprano con su vacuna experimental de COVID-19. Nabel renunció el jueves a la junta directiva de Cambridge Biotech en medio de preocupaciones de que su posición allí podría entrar en conflicto con el papel del hospital en un gran estudio de la vacuna.

Según los documentos de la base de datos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), Nabel estaba en la junta directiva cuando el Brigham fue elegido a mediados de julio como uno de los 89 sitios para llevar a cabo el ensayo clínico en etapa tardía, y el único en Massachusetts. El ensayo ha sido descrito como uno de los más grandes jamás realizados en el mundo.

Pero una presentación ante la Securities and Exchange Commission muestra que el 12 de mayo Nabel también vendió 30,000 acciones de Moderna por un valor de $1.98 millones.

Las ventas han enfurecido a varios empleados de Brigham and Women, quienes señalan que Nabel y otros administradores del hospital impusieron recortes presupuestarios ya que ella se estaba beneficiando de las ventas de acciones.

Expertos en ética médica dijeron la semana pasada que era preocupante que la cabeza hospital docente afiliado a Harvard tuviera una participación financiera importante en la vacuna, particularmente dado que muchas personas ya son escépticas respecto de las vacunas. Encuestas recientes de opinión pública muestran que tanto como la mitad de los estadounidenses serían reacios a recibir una vacuna del COVID-19 si se aprueba. Según los expertos, dar a las personas otra razón para dudar de que una vacuna podría ser peligroso.

La prueba es la primera que Moderna ha realizado en el Brigham desde que comenzó a realizar ensayos clínicos en 2016. Hasta la fecha, Moderna ha realizado tres ensayos clínicos de medicamentos contra el cáncer en el Hospital General de Massachusetts (MGH), un hospital hermano del Brigham.