0

Por una borrachera, recibe una cuenta de $12,000 de una sala de emergencias

El novio recibió una factura médica con un total que era más del doble del costo de su boda
El día antes de su boda, Cameron Fischer tenía una resaca tan fuerte después de su despedida de soltero que fue a una sala de emergencias para rehidratarse. (Foto cortesía de Cameron Fischer)

El día antes de su boda, Cameron Fischer tenía una resaca tan fuerte después de su despedida de soltero que fue a una sala de emergencias para rehidratarse. (Foto cortesía de Cameron Fischer)

DENVER - Dos días antes de su boda, Cameron Fischer tuvo su despedida de soltero, una ronda de bar en bar con sus amigos en la sección Old Town de Fort Collins, Colorado, que se extendió hasta altas horas de la madrugada. A la mañana siguiente, el experto en computación de 30 años, residente de Loveland, se despertó con una resaca mortal.

"No podía parar de vomitar", dijo Fischer. "Me sentía miserable".

Estaba en tan mal estado que, al acercarse rápidamente el día de su boda, su prometida le dijo que dejara el ensayo de la cena en Denver para ir a una sala de emergencias para rehidratarse.

Lo que resultó en un dolor de cabeza aún mayor: una factura médica que inicialmente fue de $12,460, en total. Más del doble del costo de su boda.

El caso de Fischer es una ilustración aleccionadora del sistema de salud de los Estados Unidos. Con pocas restricciones sobre cómo las salas de emergencias establecen los precios, los sistemas hospitalarios han aumentado los costos y codifican las visitas de los pacientes de formas más complejas, lo que aumenta los pagos que reciben de las aseguradoras. El resultado: los precios de las emergencias son de los que aumentan más rápido en todo el sistema de atención médica.

Muchos economistas de salud piensan que las instalaciones de emergencias independientes, como la que visitó Fischer, que están prohibidas en muchos estados pero que prosperan en Colorado, son particularmente culpables. Si bien estas ER sostienen que no pueden sobrevivir con las tarifas que pagan Medicare y Medicaid, los datos sugieren que son “máquinas de ganar dinero” construidas principalmente en códigos postales de altos ingresos.

"Es porque han descubierto que pueden salirse con la suya", dijo Vivian Ho, economista del Instituto Baker de la Universidad de Rice en Houston.

Fischer podría haber evitado la gran cuenta médica si hubiera buscado tratamiento más temprano. Pero a las 7 pm de un sábado, los centros de urgencias ya estaban cerrados. Revisó Google Maps para buscar la sala de emergencias más cercana y, agarrando un pote de basura por las dudas, se dirigió a una sala de emergencias independiente en el suburbio de Thornton, Denver, que está afiliada al HealthONE North Suburban Medical Center.

La sala de emergencias parecía vacía, solo un médico y un par de enfermeras de guardia. Fischer les contó lo que había sucedido, y les dijo que no consumía drogas y que generalmente no bebía.

"Sabía exactamente por qué estaba allí", dijo. "No era que tenía síntomas por una razón desconocida".

Una enfermera le colocó una intravenosa, le dio a Fischer dos bolsas de solución salina y una dosis de Zofran, un medicamento contra las náuseas. Le extrajo sangre, aunque Fischer dijo que no le dijeron qué pruebas se realizarían. Dejó la sala de emergencias en 45 minutos, sintiéndose mucho mejor.

La cuenta médica que recibió Fischer por el tratamiento en la sala de emergencias fue de $12,460, más del doble del costo de su boda. (Cortesía de Cameron Fischer)

La cuenta médica que recibió Fischer por el tratamiento en la sala de emergencias fue de $12,460, más del doble del costo de su boda. (Cortesía de Cameron Fischer)

Honorarios por solo entrar a las instalaciones

Unas semanas después de la boda de Fischer, que fue en abril, recibió la cuenta médica.

Incluía una "tarifa por la instalación" de $7,644, un gasto que cobran los sistemas hospitalarios para cubrir los costos generales que implican mantener una sala de emergencias abierta las 24 horas del día, lista para cualquier emergencia.

Las tarifas de las instalaciones se establecen en una escala del 1 al 5, dependiendo de la gravedad de la condición del paciente durante la evaluación inicial. La sala de emergencias calificó la visita de Fischer como 4, una de complejidad moderadamente alta en términos de necesidades de atención.

"No hay limitaciones en las tarifas de las instalaciones que pueden cobrar", dijo Adam Fox, director de compromiso estratégico de Colorado Consumer Health Initiative, un grupo de defensa del consumidor sin fines de lucro. "Una tarifa de la instalación por más de $7,000 es simplemente obscena".

El Health Care Cost Institute, una firma de investigación de salud independiente y sin fines de lucro, analizó recientemente millones de facturas de seguros para tener una mejor idea de las tarifas de las instalaciones que las ER estaban cobrando. Descubrió que los cargos casi se duplicaron entre 2009 y 2016, superando cuatro veces el gasto general en salud. En Colorado, la tarifa promedio de instalación por una visita de nivel 4 aumentó de $1,064 a $ 2,336.

Las aseguradoras generalmente no pagan la tarifa completa, sino una negociada para los hospitales dentro de la red. El Center for Improving Value in Health Care, que mantiene una base de datos de pagos de aseguradoras en Colorado, descubrió que los planes pagaron un promedio de $1,754 por una tarifa de instalación de nivel 4 en 2018.

Aun así, esos precios palidecen en comparación con la tarifa que le cobraron a Fischer. "Eso parece un caso atípico", dijo John Hargraves, investigador principal del instituto que lideró el estudio sobre las emergencias. "Más del triple del costo de 2016".

Otros estudios han encontrado que las salas de emergencias codifican cada vez más las visitas en los niveles más altos de complejidad, 4 y 5, comparado con años anteriores. No está claro si eso refleja un intento deliberado por parte de los sistemas hospitalarios de aumentar los pagos o un cambio en el tipo de pacientes que visitan las salas de emergencia. Es posible que el crecimiento en los centros de atención de urgencias les esté quitando casos menos complejos.

Costos de tratamiento para una resaca

La factura de Fischer incluyó $500 por un recuento sanguíneo completo, una prueba que la herramienta de comparación de precios en línea Healthcare Bluebook dice que podría obtener por menos de $20 en el consultorio de un médico. Le cobraron más de $1,300 por un panel metabólico completo, una prueba de rutina que generalmente cuesta alrededor de $31.

Dos litros de solución salina, que la sala de emergencias facturó a $700, están disponibles en la sección de mascotas en Walmart por $10.99 por litro. El fabricante de la versión de Walmart vende el mismo producto para humanos.

Y los servicios de hidratación tipo spa en Denver comercializan fluidos por vía intravenosa para el alivio de la resaca, que consisten en la misma combinación de medicamentos salinos y para las náuseas, que Fischer recibió en la sala de emergencias por solo $168.

La sala de emergencias también le cobró a Fischer $970 por una prueba de drogas, algo para lo que nunca dio su consentimiento. Medicare generalmente paga a los proveedores de atención médica alrededor de $114 por la misma prueba.

"Cuando miras la factura, obviamente los precios son astronómicos", dijo Fischer. “Pero también fue el trabajo que se realizó sin mi autorización. Fue bastante frustrante".

Los funcionarios de HealthONE dijeron que los precios en sus salas de emergencias son más altos que en las clínicas de atención de urgencia u otros entornos ambulatorios porque trabajan médicos de emergencias certificados por la junta, y porque no pueden rechazar a ningún paciente, independientemente de su capacidad de pago. Por lo tanto, los pacientes que pagan por la atención en sus salas de emergencias subsidian a los que no pueden pagar.

“El movimiento hacia planes de seguro con deducibles más altos ha ejercido presión sobre muchos de nuestros pacientes, pero entendemos su elección de pagar una prima mensual más baja, y también entendemos su frustración con los mayores gastos de bolsillo que pueden experimentar como resultado ", dijo Betty Rueda-Aguilar, vocera del HealthONE North Suburban Medical Center, en una declaración escrita a Kaiser Health News. Agregó que Fischer presentó síntomas de intoxicación por alcohol y tuvo que ser tratado en consecuencia. La compañía rechazó una entrevista.

Las salas de emergencia tienden a perder dinero con los pacientes críticos, así como con Medicare, Medicaid y pacientes sin seguro, dijo el doctor Jesse Pines, director nacional de innovación clínica de US Acute Care Solutions, que ayuda a proveer de personal a más de 200 hospitales y salas de emergencias. Estas instalaciones intentan compensar la diferencia con pacientes menos enfermos y con seguro privado, como Fischer.

"Para que la economía de un departamento de emergencias funcione, esos pacientes tienen que subsidiar el sistema para equilibrar la diferencia", agregó Pines.

Pero dijo que, como los pacientes con seguro privado tienen planes con deducibles altos, a los hospitales les resulta cada vez más difícil cobrar sus facturas a los pacientes que no pagan.

ER independientes

Las salas de emergencias independientes, como la de Thornton, pueden haber encontrado una manera de sesgar su combinación de pacientes hacia aquellos que pueden pagar. Un informe del Colorado Health Institute encontró que las salas de emergencias independientes tienden a instalarse en vecindarios de altos ingresos. Allí, es más probable que los residentes tengan un seguro comercial que paga más, en lugar de Medicare o Medicaid, y es más probable que otros pacientes puedan pagar los costos de bolsillo que su seguro no cubre.

Según el informe, Colorado tiene más de 50 salas de emergencia independientes, solo por detrás de Texas y Ohio. Tienen licencia como "clínicas comunitarias y centros de emergencia", una designación desarrollada originalmente para ayudar a las comunidades rurales y desatendidas en Colorado que de otro modo no podrían pagar por pacientes hospitalizados. Pero el informe identificó solo ocho emergencias independientes en zonas rurales del estado: todas en ricos centros de esquí.

En el caso de Fischer, las tarifas negociadas bajo su plan de salud redujeron la factura de $12,460 a $4,694. El plan pagó $2,102. Eso dejó a Fischer con una cuenta de $2,593, una cantidad que dijo que no puede pagar.

"Fue una despedida de soltero bastante cara", dijo Fischer.