0

Cuatro emprendedores latinos en Boston nos cuentan cómo desarrollaron sus ideas

Nos comparten sus historias de crecimiento, de perseverancia, de trabajo duro, y explican cómo han llegado a tener éxito en sus nuevos negocios

En el 2017, Boston fue clasificada por segundo año consecutivo como la mejor ciudad para startups según la Cámara de Comercio de EE.UU., y desde entonces solo se ha ido desarrollando más y más. Esta ciudad se presta para el cultivo de intelecto y emprendimiento debido a su ambiente tecnológico, académico y de innovación. Tener tantas universidades y negocios emergentes en un mismo lugar inevitablemente desata un deseo de creación y superación que palpita en el aire.

Cuando se trata de emprendimiento, la diversidad juega un papel muy importante. Los emprendedores muchas veces se inspiran de sus propias raíces, sus culturas y sus pasiones personales permitiendo así la existencia de infinitas posibilidades de negocios.

Para entender un poco mejor el mundo del emprendedor, y el desafío de emprender, entrevistamos a 4 innovadores latinos que desarrollaron sus ideas en Boston. Siendo todos de países distintos -de México, Venezuela, República Dominicana y Ecuador-, estos individuos aportan diversas perspectivas de cómo convertirse en un emprendedor. Nos comparten sus historias de crecimiento, de perseverancia, de trabajo duro, y explican cómo han llegado a tener éxito en sus nuevos negocios.

Maria Del Mar Gomez. Mighty Well: Ropa fashion con funciones médicas

Co-fundadores: Emily Levy y Yousef Al-Humaidhi

Cuéntame sobre ti, ¿cuál es tu background, de dónde eres y qué te trajo a Boston?

Nací en Santo Domingo, República Dominicana, y crecí ahí toda mi vida viendo a muchos de mis familiares empezar negocios mucho antes de haber escuchado el concepto de emprendimiento. En el 2012, tras graduarme del colegio, decidí que quería expandir mis horizontes y viajar al exterior. Fui aceptada en Babson College para estudiar negocios, con una doble especialización, una en Tecnología, Emprendimiento y Diseño, y otra en Sostenibilidad Medio Ambiental. En Wellesley, MA, y con 17 años embarqué en un viaje que cambiaría muchas de mis perspectivas de vida. Mi enfoque profesional ha sido un análisis de investigación de mercado, específicamente en la industria de la salud.

¿De qué se trata tu emprendimiento?

Cuando una persona es diagnosticada con una enfermedad, surgen muchas batallas físicas y mentales que pueden ser muy abrumadoras. En Mighty Well nos dedicamos a transformar la experiencia del paciente a través de productos innovadores y una comunidad de apoyo. Los productos de Mighty Well están cuidadosamente diseñados para satisfacer las necesidades físicas de pacientes al facilitar el tratamiento médico necesario, proteger dispositivos médicos, y aportar normalidad y mejoría a la calidad de vida. Hemos lanzado el patentado “PICCPerfect: PICC Line Cover” (protector de catéteres PICC), el “Mighty Wrap Jacket” para personas que deben hacer quimioterapia, así como el “Mighty Pack Medical Backpack” y el “Mighty MedPlanner”, dos organizadores de medicinas y suministros médicos; también tenemos dos productos adicionales en desarrollo. Al mismo tiempo, nuestra comunidad en línea a la que llamamos “Friends in the Fight”, brinda apoyo y presenta contenido educativo e informativo para empoderar a los pacientes.

¿Por qué pensaste que era una buena idea?

Uno de cada tres estadounidenses sufre de una condición médica crónica; como resultado, se espera que el mercado llamado “Adaptive Wear” alcance los $393 mil millones para 2026 (CBS News). Lamentablemente, he tenido varios amigos y familiares que han sido diagnosticados con enfermedades crónicas. Tras estas experiencias, nos dimos cuenta de que había una falta de disponibilidad de productos diseñados específicamente para pacientes. Sí existen productos en el mercado que son proporcionados por distribuidores médicos para uso en hospitales, sin embargo al enfocarse en tener los precios más bajos, los mismo son de muy baja calidad y no toman en cuenta el estilo de vida de los pacientes ni aportan a los mismos una solución práctica y motivadora cuando les toca volver a su vida diaria fuera del hospital.

¿Qué hace único a tu emprendimiento? ¿De qué manera has innovado?

Nosotros somos un equipo compuesto de líderes y expertos en la industria de diseño, moda, y de la salud, así como personas que viven con enfermedades crónicas, que traemos todas las perspectivas necesarias para combinar moda con funcionalidad, utilizando lo último en tecnología de tejidos y cierres, junto con un estilo clásico y funciones médicas discretas. Es esta autenticidad de nuestro equipo que nos identifica con nuestros clientes y que nos diferencia de los competidores.

¿Dónde se pueden conseguir tus productos?

Puedes encontrar nuestros productos en www.mightywell.com. ¡Si estás cerca de Boston, puedes encontrarlos localmente en el Massachusetts General Hospital’s General Store & Flower Shop! También están disponibles internacionalmente en Amazon en los siguientes países: Canadá, España, Francia, Italia, Alemania e Inglaterra.

Danos dos consejos para emprender

• Los mejores consejos que me han ayudado personalmente son, primero, embarcarte en un emprendimiento que solucione problemas sociales que te apasionen o afecten personalmente - esto te dará motivación en los días más difíciles.

• Y segundo, es que las destrezas y valores del grupo de personas que van a liderar y llevar una idea a la realidad es uno de los factores más importantes en el éxito del emprendimiento.

CEO Juan Giraldo. Waku: bebidas saludables

Cuéntame sobre ti, ¿cuál es tu background, de dónde eres y qué te trajo a Boston?

Mi nombre es Juan Giraldo y soy de Quito, Ecuador. Me mudé a Boston en agosto de 2016 para hacer mi MBA con foco en emprendimiento en Babson College. Antes de iniciar mi MBA fui emprendedor por 8 años. Comencé 3 compañías en 3 diferentes industrias (entretenimiento -vendida a mi socio-, e-commerce -fracasó, pero gran lección-, y IT donde era socio minoritario y vendí mi parte al viajar al MBA). Desde los 19 años soy gerente general de mi propia compañía. Soy apasionado por el emprendimiento y me considero un eterno estudiante de los negocios.

¿De qué se trata tu emprendimiento?

Waku es una marca de bebidas saludables basada en Boston, MA. Producimos y comercializamos “plant-based tonics” (infusiones herbales) que son buenas para el aparato digestivo. Estas infusiones están hechas con 20 flores y hierbas aromáticas que provienen de las montañas de los Andes en Ecuador. Todos nuestros ingredientes provienen de agricultores independientes en el sur de Ecuador y todos los productos son fabricados allá. Luego los importamos y los distribuimos en Nueva Inglaterra, EEUU.

Además de ser una bebida saludable Waku es delicioso, refrescante, bajo en azúcar, libre de gluten y vegano.

¿Por qué pensaste que era una buena idea?

Ecuador tiene la mejor calidad de ingredientes naturales en el mundo. Nuestros suelos son fértiles debido a la gran cantidad de nutrientes y minerales provenientes de los volcanes. Además, nuestro clima soleado es favorable para la agricultura los doce meses del año. Así que antes de venir al MBA ya sabía que quería comenzar una empresa de alimentos y bebidas naturales. Durante mi primer semestre analicé las tendencias de la industria en Estados Unidos y vi una excelente oportunidad en la categoría de bebidas funcionales que ayudan al aparato digestivo. Esta categoría es la de mayor crecimiento en toda la industria de bebidas en Estados Unidos y se estima que será de alrededor de $1.2 billones para el 2020. Sabemos que tenemos la calidad necesaria para competir y ganar en esta categoría.

¿Qué hace único a tu emprendimiento? ¿De qué manera has innovado?

Waku es el único producto en el mercado que está hecho con 20 hierbas y flores aromáticas provenientes de los Andes suramericanos. Además está hecho en base a una bebida tradicional del sur del Ecuador conocida como horchata lojana. Somos un producto diferenciado y eso les encanta a los consumidores y a los retailers.

¿Dónde se pueden conseguir tus productos?

Pueden Encontrar Waku en Market Basket, Dave’s MarketPlace en Rhode Island, Flour Bakery y cientos de tiendas naturales en toda Nueva Inglaterra.

Danos dos consejos para emprender

• Emprendimiento y negocios es un deporte de equipo: A pesar de que hay solopreneurs (emprendedores solitarios) que han construido negocios excepcionales, realmente creo que trabajar en equipo incrementa drásticamente las posibilidades de tener éxito. No solo tiene beneficios psicológicos, pues comenzar un negocio es una montaña rusa de emociones. Sino también tiene beneficios funcionales. Con un equipo te puedes enfocar en hacer lo que haces bien y delegar el resto. Dos cerebros siempre pensarán mejor que uno.

• Solo comienza: Solo da el primer paso. No importa si no sabes lo que vendrá después, solo comienza. Te vas a dar cuenta que no es necesario ver toda la escalera para poder empezar y crecer un negocio. JUST START TODAY!

Juan Carlos Morales. Tyme Wear: Camisetas inteligentes

Cuéntame sobre ti, ¿cuál es tu background, de dónde eres y qué te trajo a Boston?

Soy de Caracas, Venezuela. Desde niño siempre me gustó la electrónica y “ayudaba” a mi tío a arreglar televisores y aparatos en general. Para ese entonces probablemente ya sabía que quería ser Ingeniero en Electrónica. Estudié mi carrera en Venezuela y siempre había querido empezar algo por mí mismo, y como a muchos otros venezolanos, la situación del país me dio el empujón final. Empecé a hacer consultoría para empresas y personas que necesitaban diseños electrónicos de todo tipo. Ya alrededor del año 2012, era casi imposible exportar los componentes electrónicos con los que trabajaba y en el 2013 me fui de Venezuela hacia Boston. Fui aceptado en Boston University en el programa de maestría en Computer Engineering. En paralelo al programa de maestría, empecé a construir los primeros prototipos de lo que hoy es Tyme Wear. Fue un año bastante intenso, pero era feliz ya que estaba haciendo lo que me apasiona.

¿De qué se trata tu emprendimiento?

Tyme Wear es una plataforma de entrenamiento basada en una camisa inteligente que desarrollamos. Integramos sensores de respiración y biomecánica en la camisa, para proporcionar datos que hasta ahora solo estaban disponibles a un alto costo a través de laboratorios de rendimiento deportivo. Con estos datos, ayudamos al usuario a crear planes de entrenamiento mucho más personalizados, lo que se traduce en una mejora de rendimiento de una manera más rápida y eficiente, a la vez que reduce dramáticamente la posibilidad de caer en lesiones por sobre entrenamiento.

¿Por qué pensaste que era una buena idea?

Una de las cosas que hacen el proyecto tan interesante, es la cantidad de aplicaciones que podría tener a futuro. Este tipo de datos solo están disponibles en un entorno médico y actualmente se miden a través de una máscara, conectada a equipos de muy alto costo. Queremos hacer este tipo de datos accesible a atletas, médicos y pacientes que podrían detectar ataques de asma, enfermedades del sueño, entre otras dolencias, desde la comodidad de sus casas. Pero uno de los desafíos del campo médico son las regulaciones y los recursos, tanto en tiempo y dinero, que se necesitan para hacer pruebas piloto, etc. Nosotros empezamos con deportes de rendimiento, ya que en este mercado, los dispositivos “wearables” basados en el internet de las cosas (IoT) están tomando muchísima fuerza actualmente. Según Forbes, se estima que este mercado alcance los 27 billones de dólares para el año 2022.

¿Qué hace único a tu emprendimiento? ¿De qué manera has innovado?

Primero, la integración de sensores electrónicos en textiles. Recuerdo hace 4 años, cuando teníamos listos los primeros prototipos de la camisa, hechos a mano por nosotros. Empezamos a buscar proveedores y estos no entendían realmente cuando proponíamos integrar componentes electrónicos en el producto; o cuando mencionábamos que los componentes iban a ir en una camisa y que tenían que poder meterse en una lavadora. La forma en la que mezclamos ambos mundos en un mismo producto, es algo que muy pocos habían intentado hacer en el pasado.

La otra parte de la “receta secreta” está en los algoritmos. Primero, la manera en la que logramos extraer datos de buena calidad desde una zona del cuerpo difícil. Y lo segundo está en cómo analizamos estos datos para proveer al usuario de una retroalimentación realmente útil y que puede ser usada de manera fácil e intuitiva. Muchos dispositivos hasta ahora, solo “escupen” información, pero queda de parte del usuario entender esta información y aplicarla como mejor pueda. Es algo que estamos intentando cambiar.

¿Dónde se pueden conseguir tus productos?

Actualmente no estamos vendiendo directo al público. Esperamos lanzar la versión final en octubre/noviembre de este año.

Estamos haciendo pruebas con usuarios/atletas que nos escriben y se registran a través de nuestra web: www.tymewear.com, donde también pueden encontrar más información acerca del producto y estar al tanto de la fecha de lanzamiento.

Danos dos consejos para emprender

• Trata de hacer algo que realmente te apasione. Parece obvio, pero por alguna razón u otra, no todos pueden hacer lo que realmente les gusta, o hasta puede que ni hayan descubierto ese “algo” que podrían hacer por el resto de sus vidas. En lo personal, me gusta pensar en el emprendimiento como una especie de matrimonio. Se necesita mucha persistencia, empuje y amor por supuesto. Hay muchos altos y bajos, momentos muy difíciles así como muy gratificantes. Y si estás haciendo algo que realmente no disfrutas, lo hace todo mucho más cuesta arriba.

• Trata de enfocarte en el problema y no en la solución. Muchas veces pasa que nos enfocamos en desarrollar un producto sin tomar en cuenta la necesidad que existe en el mercado para el mismo. La emoción de desarrollar una nueva tecnología, nos puede llevar a invertir un montón de tiempo y recursos en llevarla adelante sin pensar en cómo esta tecnología va a ser usada posteriormente.

David Rodriguez, Food for All

Co-fundadores: Sabine Valenga y Victor Carreño

Cuéntame sobre ti, ¿cuál es tu background, de dónde eres y qué te trajo a Boston?

Soy mexicano e ingeniero. Vine a Boston a estudiar mi MBA y precisamente durante este tiempo es que comencé a desarrollar Food for All.

Una de las cosas principales que me inspiró para llevar a cabo este proyecto fue mi familia. Mi familia en México proviene del negocio de la hospitalidad. En ese entorno, vi la cantidad de comida desperdiciada en hoteles, restaurantes, negocios… y me propuse a hacer algo al respecto. Me propuse a desarrollar un negocio, no solo que me apasionara, sino que también tuviera un impacto medioambiental positivo.

¿De qué se trata tu emprendimiento?

Food for All (foodforall.com) es una aplicación móvil, ahora disponible en 250 restaurantes en Boston y Nueva York, con la misión de disminuir el desperdicio de comida en restaurantes. Mediante la aplicación las personas pueden comprar comida de restaurantes 1 hora antes de que cierren a precios entre 50% y 80% más económicos! Siempre manteniendo la misma calidad y servicio.

Específicamente, Food for All nació en octubre de 2016 con la ayuda de más de 650 personas increíbles alrededor de Estados Unidos que nos respaldaron en nuestra campaña de Kickstarter. Con eso, se hizo una importante declaración colectiva contra el desperdicio de alimentos, que fue presentada por más de 85 canales de medios en 8 países diferentes. Este movimiento y apoyo global fue lo que impulsó el lanzamiento de Food for All y lo ayudó a convertirse en realidad.

¿Por qué pensaste que era una buena idea?

En Boston éramos estudiantes internacionales becados y no teníamos tanto presupuesto, siempre buscábamos encontrar las opciones más económicas o las mejores ofertas. Empezamos a ver que varios cafés descontaban sus muffins, croissants en la última hora antes de cerrar y pensamos: ¿“por qué no todos los restaurantes de USA pueden hacer lo mismo”? y fue como comenzó Food for All.

Hacer lo correcto por el medio ambiente debería ser simple, divertido y económico y esto mismo es lo que este negocio le brinda a todos sus usuarios.

¿Qué hace único a tu emprendimiento? ¿De qué manera has innovado?

Estados Unidos ocupa el primer lugar en desperdicio de alimentos en el mundo, según el Foro Económico Mundial. Casi el 40% de todos los alimentos producidos en el país terminan en vertederos. Estas cifras son duras de digerir y por eso hay veces que las personas y los negocios no saben por dónde ni cómo empezar a ayudar. Aquí es donde entra Food for All. Quise desarrollar un negocio que tuviera mucha conciencia social y que le diera ese primer impulso, esa plataforma a las personas para ayudar y mejorar nuestro medio ambiente -- todo mientras disfrutan de comidas deliciosas.

Es una solución con un triple ganar-ganar-ganar: el restaurante no tira toda esa comida, los usuarios obtienen comida a un precio mucho menor, y ayudamos al planeta al no crear más comida desperdiciada.

¿Dónde se puede descargar tu app?

En nuestra página de internet foodforall.com. ¡La aplicación está disponible para iPhone y Android!


Estos individuos y sus historias son testimonio del potencial latino para desarrollar nuevos e innovadores negocios. La carrera del emprendedor es una con muchos obstáculos, pero también posee un horizonte inmenso de posibilidades tanto para el crecimiento personal y el colectivo. Nunca es tarde para llevar una pequeña idea a una grande escala.