0

Cuatro policías muertos y varios heridos en ataques de pandillas en El Salvador

En la última semana se incrementaron los atentados. El presidente Nayib Bukele advirtió a las bandas armadas que “solo hay una opción y no es la tregua”
SUCESO. El investigador Luis Armando Ortiz fue asesinado la noche del miércoles, en la colonia El Roble, de San Salvador. Tenía 34 años, 10 de ellos sirvió en la Policía.

SUCESO. El investigador Luis Armando Ortiz fue asesinado la noche del miércoles, en la colonia El Roble, de San Salvador. Tenía 34 años, 10 de ellos sirvió en la Policía.

La Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador sufrió esta semana una de sus experiencias más dolorosas con los asesinatos de cuatro de sus agentes, lesiones en otros tres y dos atentados contra puestos policiales cometidos por las pandillas.

Analistas de Seguridad como el criminólogo Ricardo Sosa señalan que esos grupos criminales buscan presionar al Gobierno para que ceda a negociar con ellos, con el propósito de obtener beneficios carcelarios para sus cabecillas, tal como ocurrió en el gobierno del expresidente prófugo Mauricio Funes.

Pero el presidente Nayib Bukele advirtió a las pandillas la noche del miércoles que solo les queda una sola opción luego del ataque armado que sufriera otro agente en Candelaria de la Frontera. Pero aclaró que no se trata de una tregua.

Esa misma noche, un investigador de la Policía también había sido asesinado en San Salvador.

Al día siguiente, el director de la Policía, Mauricio Arriaza Chicas, reveló que Bukele le dijo que él se iba a encargar de la prevención de la violencia y la corporación policial de la represión, por lo que advirtió que “intensificarán la represión” contra las pandillas de continuar en incremento la violencia.

Estos golpes de los delincuentes comenzaron el 8 de junio con el asesinato del agente Gerardo Cea Vásquez, en Santiago Nonualco.

Al día siguiente se produjo una emboscada a un carro patrulla que iba a atender una emergencia en el cantón El Cuje de Chalchuapa, que resultó falsa. Murió el policía, José Dolores Romero Arias; mientras que su compañero resultó herido.

Dos días después, pandilleros asesinaron al investigador de la Policía, Juan de la Cruz Colocho Martínez, cuando abordaba un microbús.

Minutos antes, otros pandilleros ametrallaron la caseta policial instalado en el expeaje de la carretera Panamericana, entrada a Santa Ana e hirieron a un agente.

La ola de atentados continuó la noche del 11 de junio. El investigador de la Policía, Luis Armando Ortíz Renderos, fue acribillado a balazos en la colonia El Roble de San Salvador. Aunque la Policía aseguró que a él lo mataron para robarle.

Esa misma noche se registró otro atentado en Candelaria de la Frontera, en el que un agente fue herido.

La tarde del viernes pasado, pandilleros dañaron una vivienda que policías élite de Jaguares ocupaban para descansar. Los delincuentes robaron uniformes policiales y mochilas; además rompieron el techo.

Esa misma tarde, un sargento de la Policía resultó herido al repeler un ataque armado de pandilleros en la colonia Milagro de la Paz, San Miguel. El sargento mató a uno de los atacantes, según fuentes policiales.

La tarde del sábado, dos pandilleros murieron al atacar a policías que patrullaban en Apopa.

El secretario del Movimiento de los Trabajadores de la Policía (MTP), Marvin Reyes, ve “mucha pasividad de parte de las nuevas autoridades, no vemos los planes contundentes, ni estamos viendo ninguna reacción inmediata de quienes están dirigiendo la seguridad pública” ni un acompañamiento a la familia del policía, por lo que pide “tomar acciones contundentes en contra de los delincuentes. Estos ataques cobardes no deben seguir pasando”.