0

Salvadoreños Transgénero Piden Que El Estado Reconozca Sus Derechos

Piden a la Asamblea Legislativa aprobar un anteproyecto de Ley que les permitiría obtener un Documento Único de Identidad con el género con el que se identifican
DERECHOS. El movimiento trans y las instituciones de El Salvador hacen una lectura de la OC-24/17 y exigen que se debe de aprobar una Ley de Identidad de Género.

DERECHOS. El movimiento trans y las instituciones de El Salvador hacen una lectura de la OC-24/17 y exigen que se debe de aprobar una Ley de Identidad de Género.

Los diputados de la Asamblea Legislativa de El Salvador tienen en sus manos el anteproyecto de Ley de Identidad de Género, que no terminan de resolver.

Foto EDH/Menly Cortez

Camila Portillo: “Para las elecciones de 2014 se me negó el voto”. Esta joven, de 29 años, ha pasado por un gran número de violaciones a sus derechos humanos como persona transgénero solo por el hecho de que en su documento tiene nombre masculino y su identidad y género es de mujer. En una de ellas, recuerda, se le negó el derecho a votar en las elecciones presidenciales de 2014.

“La persona encargada de la mesa receptora de votos alegaba que mi DUI decía que yo era hombre y tenía que llegar como tal a la persona que decía DUI, incluso, si yo quería votar, tenía que cortarme el cabello, desmaquillarme y llegar vestido como el documento decía”, recordó.

Aunque fue un momento incómodo, porque es un derecho universal al ser mayor de edad, dijo que al final sí pudo emitir el sufragio; pero fue porque algunos observadores internacionales la acompañaron a la Junta Receptora de Votos (JRV).

Esa es solo una muestra de una gran cantidad de derechos que se les niega y que cualquier otra persona puede acceder a ellos.

“Al momento de ir a cambiar un cheque en un banco, pedir un crédito a una casa comercial o que si necesito algo, siempre se cuestiona la parte del nombre que no concuerda con el nombre que nosotras nos presentamos cada día”, expuso. Foto EDH/Menly Cortez

Camila Portillo

EDH/Menly Cortez

Camila Portillo

Ámbar Alfaro, de la Asociación Solidaria para Impulsar el Desarrollo Humano de Personas Trans (ASPIDH-Arcoíris), expresó que como personas trans no existen legalmente porque el Estado las continúa reconociendo como hombres.

“Nos reconocen con un género con el cual nosotros no nos hemos construido, el género y el sexo con el que nos hemos construido no está respaldado, lo que se traduce en violaciones a los derechos humanos por nuestra identidad de género”, lamentó.

Ámbar Alfaro

Foto EDH/Menly Cortez

Ámbar Alfaro

Britany Castillo tiene seis años de haber asumido su identidad como mujer trans. Cuando lo hizo tenía 24 años. Una de las características de esta población, pese a la discriminación, burlas y limitantes en sus derechos humanos, es que son muy seguras de sí mismas.

Hoy Britany tiene 30 años. Dado a que hace un poco más de un lustro asumió su identidad trans, a diferencia de Stacy, ella sí logró sacar su bachillerato. Pero una vez adoptó el transgénero, comenzó a tener muchas limitantes. Una de las que más resiente es el área laboral.

“Me puedo desenvolver en cualquier rama laboral que yo me proponga, siento que tengo muchas capacidades para poder desempeñar, ya sea ventas, que me gusta bastante; también administración, siento que tengo bastante potencial pero por mi identidad de género no me he podido desarrollar como realmente yo quisiera”, lamentó.

Britany Castillo

Foto EDH/Menly Cortez

Britany Castillo

Stacy Aragón ha sido objeto de discriminación el mayor tiempo de su vida. Uno de los más graves que expone fue cuando estudiaba bachillerato en el Instituto Nacional Francisco Menéndez (Inframen), del cual creyó haber aprobado todos sus exámenes para graduarse en 2007; sin embargo, cuando quiso retirar su título le dijeron que no lo tenían.