Quantcast

El Salvador: “La vida te da sorpresas”


Nayib Bukele se ha convertido en el presidente más joven en la historia de América Latina. Su elección es un llamado de alerta a los políticos...

Ana Julia Jatar | 2/5/2019, 4:56 p.m.
El Salvador: “La vida te da sorpresas”
EL SALVADOR. Nayib Bukele se proclamó ganador de las elecciones presidenciales de El Salvador, la noche del domingo 3 de febrero de 2019 | Crédito: Rodrigo Sura / EFE

Ninguna frase más apropiada para describir las elecciones en El Salvador del pasado domingo 3 de febrero que la de Rubén Blades en su canción Pedro Navaja: “la vida te da sorpresas”. Para el asombro de todos, y en especial para los partidos que habían monopolizado el escenario político durante tres décadas en ese país, Nayib Bukele, el candidato de 37 años del partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) se impuso en la primera vuelta. Y es que este “millenial”, como se le llama a la generación nacida después de 1980, se ha convertido en el presidente más joven en la historia de América Latina.  Su elección es un llamado de alerta a los políticos que no han entendido todavía 2 cosas: que los nuevos votantes rechazan la corrupción como ninguna generación anterior y que los llamados “millenials” son parte de una generación hiperconectada y digital. Por estas dos características si los quieres movilizar, las redes sociales pueden ser más efectivas que millones de dólares o pesos donados por lobistas y en segundo lugar, que la lucha contra la corrupción tiene que ser una bandera fundamental de todo aquel que aspire a un cargo publico en estos tiempos.  

Con estos dos elementos en mente y con un porcentaje relativamente bajo, 51.08% de participación debido al desencanto con la clase política existente, Nayib Bukele logró movilizar al  53.027 % de los votantes, en su mayoría jóvenes.  Muy atrás quedó la Coalición ARENA, PCN, PD; DS y de tercero, el FMLN: 14.418% antiguo partido de Bukele y del cual fue expulsado en 2017. A pesar de su corta edad, el nuevo presidente de El Salvador tiene una importante experiencia política en sus alforjas. Se inició como alcalde del pequeño municipio de Nuevo Cuscatlán (suroeste) en 2011 y luego el FMLN lo propuso para la Alcaldía de San Salvador en 2015, la cual  las ganó en coalición con el Partido Salvadoreño Progresista (PSP).

En otras palabras, luego de dedicar 6 años de su vida a la política local de la mano del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) es expulsado del partido por haber violado “los principios del partido y sus estatutos internos”. Este pasado de extrema izquierda ha sido la causa de la desconfianza de muchos quienes piensan que a pesar de ser un exitoso empresario, lleva escondido un “peligroso corazoncito comunista”.

Muchos analistas concuerdan con el sentimiento de las nuevas generaciones en considerar el debate derecha vs. Izquierda como una herencia del siglo XX que en nada describe la realidad actual. Roberto Cañas, analista y excomandante del FMLN dijo en una entrevista a la BBC luego del éxito de Bukele lo siguiente: “En El Salvador, en estos momentos, la etiqueta de izquierda o derecha no alcanza a definir lo que está pasando, fue “el candidato” el que logró el apoyo de los salvadoreños desesperanzados por la gestión de ARENA y el Frente”.

Es cierto que se presentó en campaña como "el candidato del cambio" y ganó. Su campaña se fundamentó en una critica a la corrupción de los partidos tradicionales y con gran éxito lanzó una campaña por las redes sociales llamada “Devuelvan lo Robado Challenge”; y desde la Alcaldía la campaña en Facebook “El dinero alcanza cuando nadie roba” con mas de un millón quinientos mil seguidores. En materia de política exterior se mostró abiertamente en contra del apoyo del actual presidente de su país, Salvador Sánchez de 74 años a los presidentes de Nicaragua y Venezuela, Daniel Ortega y Nicolás Maduro respectivamente. Por ello, su elección no fue una noticia bien recibida por los gobiernos de esos países ni el de Cuba. Esperamos que tampoco sea buena noticia para los Maras y que se logre una solución a ese problema que azota la seguridad de todos

Tenemos confianza en que la esperanza y la confianza en sus gobernantes renacerá para nuestros amigos salvadoreños y que si el futuro trae nuevas sorpresas que sean todas buenas para ese querido y hermoso país que ha sufrido tanto.