Quantcast
0

Santa Speedo Run celebra 20 años en Back Bay

La carrera anual se realizará este sábado 14 de diciembre
Santa Speedo Run

Santa Speedo Run

La Santa Speedo Run se ha convertido en una tradición para los residentes de Boston, una actividad que marca la llegada de la temporada navideña en la ciudad. Es por ello que este sábado, cientos de participantes volverán a tomar las calles para correr en muy poca ropa.

Según relata The Boston Globle, esta carrera nació de una loca idea de Ryan Birkenhead, Nathan Blew, Seth Frye, Dave Swanson y Jon Ianelli, un grupo de chicos que un día se reunieron en la Sevens Ale House en Charles Street para lamentarse de su aburrida vida, cuando uno de ellos sugirió “correr por la calle Newbury con sombreros de Papá Noel y Speedos mientras los demás residentes estaban de compras”.

Una acción que llevaron a cabo un mes más tarde, “en un sábado enérgico y ajetreado en Back Bay, los hombres salieron corriendo por el vecindario con muy poca ropa y con un radio del que se escuchaban villancicos de Navidad de los Muppets”, explicó Ianelli al Globe.

Para la mayoría de los miembros, la carrera fue solo una aventura de un día. Blew y Swanson retiraron sus Speedos poco después. Birkenhead se mudó a Nueva York. Frye fue coronado campeón de una competencia de MTV que lo convirtió en el niño-juguete de la ex-esposa de Mick Jagger, Jerry Hall. Pero Ianelli, un consultor de negocios de oficio, siguió adelante con la carrera y transformó esta escapada, en un evento anual de recaudación de fondos.

Mientras se difundían las imágenes de los Santas y se corría la voz, el número de corredores se multiplicó hasta el punto en que la ciudad exigió a Ianelli que obtuviera un permiso para continuar con la tradición. Después de todo, “No se puede transitar por la calle con 200 personas semidesnuda”, recuerda a un sargento de policía razonando con sensatez la mañana anterior a la sexta carrera anual.

Ahora, el evento cuenta con 700 corredores, lo que ha inspirado a otras carreras en ciudades como Nueva Praga, Minnesota y Budapest.

Al principio, las ganancias se destinaron a una variedad de organizaciones locales para niños, pero en 2012, un amigo puso a Ianelli se puso en contacto con Mike Harney de Play Ball, una organización sin fines de lucro que se encarga de financiar deportes para niños que carecen de recursos. Desde que comenzó la asociación, la carrera ha recaudado $1.75 millones para Play Ball y ha ayudado a revivir programas atléticos en el sistema de escuelas públicas de Boston. La carrera del año pasado canalizó más de $100 mil a la organización.

Con información de The Boston Globe