0

Estado ofrece a los residentes "consejos" tras informes de aves que actúan agresivamente contra las personas

Al iniciar la temporada de reproducción de pavos muchas son las precauciones que deben tomar los residentes de Massachusetts
PAVO. Foto de referencia

PAVO. Foto de referencia

La temporada de reproducción de pavos está en pleno apogeo, lo que significa que las aves grandes a menudo pueden volverse agresivas si entran en contacto con los humanos.

Para evitar posibles problemas, los funcionarios estatales de vida silvestre les recuerdan a las personas qué hacer si se encuentran cara a cara con este tipo de aves.

Luego de “consultas e informes sobre pavos actuando agresivamente hacia personas y mascotas”, los funcionarios de la División de Pesca y Vida Silvestre de Massachusetts enviaron un correo electrónico a los residentes, ofreciendo información sobre cómo prevenir conflictos con los pavos.

“De marzo a mayo es la temporada de reproducción de los pavos salvajes y como resultado, aumentan la actividad de los pavos en toda la Commonwealth”, explicaron los funcionarios en el correo electrónico. “Algunos pavos pueden verse actuando de manera agresiva al picotear, seguir, o exhibir otro comportamiento intimidante hacia las personas”.

Según MassWildlife, son los pavos machos los que comúnmente intentan intimidar a los humanos en esta época del año. Los pájaros, dicen los expertos, inflarán sus plumas y abanicarán sus colas mientras hacen sonidos engullidos para tratar de establecer el dominio.

“Los pavos silvestres viven en bandadas organizadas por orden jerárquico. Cada ave domina o picotea a las aves con menor estatus social”, escribieron los funcionarios. “Los pavos pueden intentar dominar o atacar a las personas que ven como débiles y este comportamiento se observa con mayor frecuencia durante la temporada de reproducción”.

Un aviso que llega a los residentes unas pocas semanas después de que una mujer embarazada de Cambridge fuera atacada por un grupo de pavos agresivos mientras salía a caminar.

Con información del Boston Globe