0

Durará por siempre la polémica del “jonrón robado” en Houston

El esfuerzo de Mookie Betts, la intervención de unos aficionados que no invadieron el terreno y la frustración de José Altuve protagonizaron un episodio que no terminó con la decisión del umpire
Mookie Betts (izquierda) y José Altuve coinciden en segunda base, en el comienzo de la Serie de Campeonato, en el Fenway Park

Mookie Betts (izquierda) y José Altuve coinciden en segunda base, en el comienzo de la Serie de Campeonato, en el Fenway Park EFE

Fue un jonrón robado. De eso no hay dudas. Y la jugada cambió el destino del inning, del juego y quizás de la Serie de Campeonato entre los Medias Rojas y los Astros. Lo que no está claro es quién robó ese cuadrangular.

¿Fue Mookie Betts el ladrón? Quizás. A él le toca hacer lo posible por tomar la pelota y es común ver a un ágil defensor meter en las tribunas una parte del cuerpo, incluso el cuerpo entero, de espectacular modo.

¿Fueron los fanáticos? No parece. Ninguno invadió el terreno. Ellos estaban allí, en sus asientos, y su conducta se limitó a lo que casi todo asistente a un parque de beisbol hace: intentar agarrar la pelota para llevarse a casa un souvenir. En 1996, Jeffrey Maier extendió su guante hacia el campo y le quitó a Tony Tarasco lo que ha debido ser un out contra la pared, finalmente cuadrangular para Derek Jeter en el Yankee Stadium. En 2003, Steve Bartman arrebató a Moisés Alou un foul fly que ha debido cerrar la entrada y que, en cambio, se convirtió en el principio de la eliminación de los Cachorros y el avance de los Marlins a la Serie Mundial. En el Minute Maid Park no pasó eso.

¿Fue el umpire Joe West? La afición de Houston cree que sí. Quizás el árbitro se haya equivocado y la sexteta de jueces no haya encontrado el modo de hacer justicia en un tiempo en el que casi todo, pero no todo, puede revertirse con la aplicación correcta del reglamento y las repeticiones de TV.

“No suelo criticar las decisiones de los umpires y nada de lo que diga ahora servirá para cambiar algo”, declaró Altuve, después del compromiso a través de MLB Network. “Quería impulsar a mi equipo. Pensé que era jonrón. Luego vi la pelota en la zona de seguridad y me dije: ‘Es un doble, lo tomo’. Pero me declararon out. Es frustrante. Era un jonrón de dos carreras y perdimos por dos carreras”.

Fue una jugada difícil de sentenciar en caliente. Llena de aristas y puntos de análisis.

“Sentí cómo alguien estorbó mi guante, impidiéndome moverlo libremente”, explicó Betts después del choque. Y la repetición televisiva parece dejar claro que el patrullero iba a arrebatarle el cuadrangular a Altuve. “Creo que ellos trataron de quedarse con la pelota, y empujaron mi guante en otra dirección”.

“Si Boston gana la serie, entonces Joe West debe ser nombrado Más Valioso”, expresó Troy Caldwell, uno de los fanáticos que metió la mano para llevarse la bola, frustrado, en una entrevista realizada por ESPN.

¿Quién robó realmente el jonrón de Altuve? Cerrado el episodio, triunfantes los Medias Rojas, este capítulo quedará para siempre como una sonrisa para Boston y otra anécdota inolvidable en las crónicas de los playoffs.