Quantcast

“Estamos muy emocionados”, confiesan los Medias Rojas


La paliza sobre los Yanquis, nada menos que en el Bronx, dejó una sensación especial en los patirrojos, mientras el manager Alex Cora llama a mantener los pies sobre la tierra

Ignacio Serrano. El Planeta | 10/9/2018, 9:17 a.m.
“Estamos muy emocionados”, confiesan los Medias Rojas
Alex Cora pidió a sus hombres disfrutar lo justo y mantenerse enfocados para seguir buscando las victorias | EFE

Los Yanquis, con toda su historia en postemporadas, jamás habían recibido una paliza con diferencia de 15 carreras, como este lunes ante los Medias Rojas. Por eso, por el escenario y porque Boston quedó a una victoria de avanzar a la Serie de Campeonato, es entendible la euforia que se vive en la causa patirroja.

“Estamos muy emocionados”, expresó Mookie Betts, el dinamo en la ofensiva bostoniana. “No importa si es en casa o en la carretera, sólo tenemos que ganar un juego para avanzar a la siguiente ronda, algo que no hemos hecho en los últimos años. Así que estaremos entusiasmados y listos”.

El manager Alex Cora llamó a sus dirigidos a mantener los pies sobre la tierra, a pesar de la forma clamorosa como recuperaron la ventaja de campo que Nueva York les arrebató el segundo día en el Fenway Park.

“Solo tienes que disfrutar el momento”, indicó el piloto, en la rueda de prensa posterior al duelo. “No te sobrepases demasiado, porque estamos jugando contra los Yanquis. Solo hazlo simple. Pelea cada jugada. Esta noche lo hicimos”.

Cora no jugó, pero también recibió elogios, por el sorprendente resultado que tuvo su decisión de sacar de la banca y colocar en la alineación abridora a Brock Holt, Steve Pearce, Rafael Devers y Christian Vázquez, héroes todos en la apabullante victoria en el Bronx.

“Supongo que tiene una bola de cristal o algo así”, admitió el slugger J.D. Martínez. “No lo sé. Porque lo ha estado haciendo todo el año. Creo que tiene fe en todos los que estamos aquí”.

Nathan Eovaldi, uno de esos movimientos que lucieron geniales, contó cómo fue su salida a la lomita, que se produjo 24 horas antes del día originalmente pautado, para dar descanso extra a Rick Porcello.

“Mientras calentaba el brazo antes del partido, el público estaba bien duro allá afuera”, confesó el lazador. “Pero cuando entras al terreno y haces el primer lanzamiento, es posible concentrarse y todo cambia. Salí a tratar de atacar a los bateadores. Fui efectivo, porque desde el primer pitcheo pudimos conseguir algunos outs rápidos y regresar rápido al dugout. Mi comando sobre la recta y la cutter fue clave”.

La amplia ventaja en la pizarra hizo el resto.

“Fue un gran partido para nosotros”, agregó Eovaldi. Necesitábamos ganar este. Ojalá podamos repetir y pasar a la siguiente ronda”.