0

Un Nuevo Tratamiento Contra El Cáncer Usado En Perros Quizás Pueda Funcionar En Humanos

La medicina comparativa sigue revolucionando las investigaciones en materia de salud
PxHere

PxHere

El tratamiento contra el cáncer sigue en constante evolución y desarrollo en las manos de miles de científicos alrededor del mundo. Por muchos años se han usado a animales como base de investigaciones para las enfermedades humanas, en muchos casos siendo los ratones los intervenidos. Este tipo de estudios están quedando atrás, entendiendo que se induce a estos roedores a desarrollar enfermedades, se encuentran en situaciones controladas y aisladas, y además, tienen una vida útil de uno o dos años, mucho más corta de lo que un humano puede desarrollar la enfermedad.

En la medicina comparativa, se utilizan animales para encontrarle respuesta a las dolencias humanas. Siendo los ratones una modalidad de investigación por caducar, son los perros quienes están siendo estudiados para darle solución al cáncer en humanos.

A diferencia de los ratones, los perros pueden vomitar, pudiendo mostrar el posible efecto secundario cuando se prueba un medicamento. También llevan vidas mucho más parecidas a la nuestra que otros animales. Comparten nuestro entorno, beben la misma agua y respiran el mismo aire. También comparten más partes cruciales de nuestro genoma que los ratones de laboratorio. Lo más importante es que vienen a los ensayos médicos porque ya padecen una enfermedad, y muchas de sus dolencias son las mismas que plagan a los humanos, desde lesiones de la médula espinal hasta insuficiencia cardíaca congestiva. Desarrollan muchos de los mismos cánceres, incluidos pulmón, vejiga y melanoma, así como sarcomas, como fue el caso de Drambuie.

Aunque Drambuie, el Golden Retriever de Gina Alongi, parecía estar muy saludable y en perfectas condiciones, su dueña percibió que algo no estaba bien luego de palparle una protuberancia en la piel, así que decidió dirigirse a un experto, quien no posteriormente no tenía una respuesta agradable para Alongi. Se trataba de un sarcoma y el pronóstico de Drambuie era desalentador; se trataba de un tipo de tumor canceroso que crece en los tejidos blandos del cuerpo y puede ser mortal.

Alongi lo lleva al Cummings Veterinary Medical Center de la Universidad de Tufts en North Grafton. Un oncólogo programa la cirugía para dos días después, pero también la envía a hablar con la Dra. Cheryl London, oncóloga veterinaria y profesora de investigación de la Facultad de Medicina Veterinaria Cummings de Tufts, sobre un ensayo clínico para un nuevo tratamiento de sarcoma.

London está probando una forma de inmunoterapia, un enfoque de tratamiento que recluta el sistema inmune de un paciente en la lucha contra el cáncer. Ella quiere inyectar a Drambuie con un trozo de ADN que esencialmente desenmascarará su tumor, con la esperanza de que su sistema inmune lo destruya. No habrá ningún cargo para Alongi, pero podría sufrir efectos secundarios. Aunque significará demorar la cirugía para extirpar su tumor por un mes, el tratamiento podía curarlo. Y si lo hacía, potencialmente también significaría que podría curar a las personas. Alongi accedió al tratamiento.

Los sarcomas de tejidos blandos son difíciles de tratar en perros y humanos. Los tumores son difíciles de eliminar quirúrgicamente porque crecen en lugares problemáticos y tienen tentáculos que pueden llegar a las articulaciones. La quimioterapia a menudo tiene poco efecto. Tufts está trabajando con Jounce Therapeutics, una biotecnología con sede en Cambridge que desarrolla tratamientos contra el cáncer, incluida la inmunoterapia experimental que London está probando. Si funciona en perros, dice Emma Lees, vicepresidenta senior de investigación de Jounce, es un buen indicador de que el enfoque podría funcionar en las personas. Incluso si no funciona para los perros, es posible que aprendan algo nuevo sobre el cáncer.

Alongi comenzó a dejar a Drambuie en el hospital de North Grafton cada semana. Durante su primera visita, la terapia de ADN fue inyactada en su sarcoma del tamaño de una canica. En sus seguimientos, el equipo de Londres busca cambios en su salud y el tumor. En casa, Alongi busca efectos secundarios, pero no ve ninguno. De hecho, se vuelve más enérgico, y mejor aún, Alongi puede sentir el bulto encogiéndose. Alrededor de un mes después de la inyección, un cirujano opera para eliminar lo que queda de su sarcoma. Pero no se pudo encontrar ninguno, se había desvanecido. Drambuie estaba curado.

En los últimos 10 años, el número de ensayos clínicos comparativos ha crecido sustancialmente, aunque la comunidad médica humana todavía necesita un poco de convencimiento, dice la Dra. Amy LeBlanc, veterinaria que dirige el programa de oncología comparada en el Instituto Nacional del Cáncer. "Los ratones no desaparecen", dice, "pero el uso de perros como complemento puede ayudarnos a ver estudios mejor diseñados en humanos".

El Instituto Nacional del Cáncer tiene una red de 24 institutos académicos de investigación, incluida Tufts, en todo el país para compartir información de ensayos clínicos comparativos. Existen programas comparativos de ensayos clínicos en Tufts, Penn, Ohio State, Colorado State University y la Universidad de California en Davis, entre otros. La mayoría de los estudios usan perros, aunque también se usan gatos.

Después de Drambuie, más pacientes animales han acudido a su ayuda, siendo positivo el resultado en algunos casos, aunque en otros ha sido un proceso más lento, pero London espera que la cura funcione de igual manera. Quizás esta doctora tenga el futuro del cáncer, tanto de perros como de humanos, en sus manos; lo sabremos en algunos años.