0

Latina recibió $20,000 tras una demanda por acoso sexual contra un restaurante de Boston

Durante su tiempo como empleada en Strega Restaurant, alega que fue sometida a comentarios sexuales ofensivos e inapropiados por parte de su supervisor directo
Strega Waterfront Restaurant

Strega Waterfront Restaurant Tripadvisor

Una ex empleada del restaurante Strega Waterfront en Boston salió a la luz pública esta semana para anunciar que fue acosada sexualmente en su lugar de trabajo, y que presentó una denuncia ante la Comisión contra la Discriminación de Massachusetts (MCAD). Este organismo ordenó que el restaurante emprendiera reformas y le pagara una indemnización por daños y perjuicios.

La empleada, Luvina Hernández, es una mujer latina de 25 años de edad.

El mes pasado hubo un sonado caso local de cinco mujeres latinas que presentaron una demanda por acoso sexual contra el restaurante McCormick & Schmick's en Boston.

Tal parece que este caso inspiró a Hernández a pronunciarse públicamente sobre su experiencia y la decisión favorable de MCAD que obtuvo el pasado mes de septiembre de 2017.

"Ver a otras mujeres como yo, que trabajan en restaurantes, alzar su voz, me dio la fuerza y ​​el coraje para hacerlo yo también", dijo Hernández.

En el otoño de 2013, Hernández comenzó a trabajar en la línea de postres de Strega Waterfront, un restaurante italiano ubicado en el distrito Seaport de Boston. Durante su tiempo como empleada, fue sometida a comentarios sexuales ofensivos e inapropiados por parte de su supervisor directo, Salvatore Firicano, quien incluso le preguntaba si ella era virgen y si sus senos eran "reales" o si eran operados. El Sr. Firicano también solicitó a Hernández que le diera un masaje.

"Lloraba cuando llegaba a casa del trabajo debido a los abusos constantes", dijo la Sra. Hernández al analizar el fallo de MCAD y su decisión de presentarse y hablar públicamente.

En el fallo de septiembre de 2017, la MCAD encontró al restaurante Strega, al señor Firicano y al grupo Varano (propietario de Strega) responsables de someter a la Sra. Hernández a un ambiente de trabajo sexualmente hostil. La MCAD descubrió que los comentarios sexuales eran "omnipresentes", "degradantes y humillantes" e "intimidantes".

La MCAD ordenó a Strega "cesar y desistir" de cualquier acción que creara un ambiente de trabajo sexualmente hostil, instituir un programa de capacitación para sus gerentes, e implementar una política formal contra el acoso sexual. También obligó al restaurante a dar $20,000 en daños a Hernández. El restaurante ha presentado una apelación y se espera que presente documentos legales con la MCAD este mes.

"Estoy hablando ahora para inspirar a otras mujeres que han sido víctimas. Quiero que sepan que tienen derechos ", agregó Hernández, quien está siendo representada legalmente por el Comité de Abogados para los Derechos Civiles y la Justicia Económica y el bufete de WilmerHale de forma gratuita.

Iván Espinoza-Madrigal, Director Ejecutivo del Comité de Abogados por los Derechos Civiles y la Justicia Económica, calificó este movimiento y campaña contra el acoso sexual como "un momento decisivo". "Los trabajadores de bajos salarios han sido objeto de acoso sexual durante mucho tiempo, pero ahora están haciendo oír su voz. Están creando una fuerte reacción pública contra el acoso sexual. Las empresas que intenten defender este tipo de conducta reprensible lo hacen bajo su propio riesgo", agregó el Sr. Espinoza-Madrigal.