Quantcast

La otra crisis de salud: faltan enfermeras en las escuelas


Ana B. Ibarra | Kaiser Health News | 10/29/2017, 8:29 p.m.
La otra crisis de salud: faltan enfermeras en las escuelas
La enfermera Catherin Crofton habla con dos estudiantes en la escuela primaria Cambridge, en el este del condado de Contra Costa, California. Su puesto lo solventa una alianza entre el distrito escolar unificado de Mount Diablo y John Muir Health, un sistema local de salud. | Heidi de Marco/KHN

CONCORD, California- Durante un recreo de 15 minutos, tres estudiantes de escuela primaria fueron a la oficina de la enfermera Catherin Crofton: uno con la nariz sangrando, otro con un raspón en la rodilla y el último con dolor de cabeza.

Los niños llenaron rápidamente la fila de sillas. Personal de la escuela trajo toallas de papel para contener el sangrado e intentaron contener el llanto.

"Estamos aquí para primeros auxilios, emergencias, asesoramiento", dijo Crofton, del Distrito Escolar Unificado Mount Diablo. "Siempre hay algo que hacer".

Mount Diablo y otros distritos de todo el país usan toda la ayuda que pueden obtener. Muchos sufren una grave escasez de enfermeras, y el dinero para nuevos contratos es escaso.

Fuera de California, se han reportado en los últimos años falta de enfermeras en Oregon, Idaho, Utah, Montana, Colorado, Dakota del Norte, Oklahoma, Illinois, Wisconsin, Michigan, Ohio y Florida.

El año pasado, Crofton vio de 20 a 30 niños por día en la escuela primaria Cambridge, ubicada en el este del condado de Contra Costa en el área de la bahía de San Francisco. Algunos eran pacientes por primera vez, otros habitués de la enfermería, muchos con afecciones crónicas como fibrosis quística que necesitan medicación diaria. Crofton dijo que hay docenas de niños diabéticos en el distrito, un gran cambio con respecto a 20 años atrás, cuando estos casos eran raros.

Antes de tomar una licencia a principios de año, Crofton estuvo en la primaria Cambridge tres días a la semana y en otra, Meadow Homes, a unas seis cuadras, los dos días restantes.

Desesperado por cubrir el vacío de enfermeras, el distrito Mount Diablo se asoció con John Muir Health, un sistema local de salud de médicos y hospitales, para que costearan el puesto de Crofton. Otros distritos también abordan la escasez de enfermeras de manera creativa, y con éxito desigual, abriendo clínicas comunitarias dentro de la escuela, realizando sesiones de video con médicos a distancia e incluso capacitando al personal de la oficina para curar heridas o controlar los niveles de glucosa de niños diabéticos.

Más allá de los pequeños rasguños, las enfermeras escolares ven a muchos niños con enfermedades crónicas potencialmente mortales que requieren medicación y control. Algunas veces son el único vínculo regular de un niño con la atención médica y, a menudo, son las primeras en detectar brotes de enfermedades emergentes.

El año pasado, la Academia Estadounidense de Pediatría solicitó un mínimo de una enfermera registrada de tiempo completo en cada escuela. Antes de eso, la proporción recomendada había sido de una enfermera por cada 750 estudiantes.

California, el estado más poblado de la nación, está lejos de alcanzar ninguno de los dos objetivos. En el año escolar 2016-17, tuvo una enfermera registrada por cada 2,592 estudiantes, según los últimos datos del estado. En muchos distritos, una enfermera debe cubrir dos o más escuelas. (Los distritos no informan sobre la contratación de enfermeras vocacionales con licencia, que no están tan bien entrenadas, pero a veces se las contrata para llenar los vacíos).

Also of interest