Quantcast

El cambio climático está tocando nuestra puerta en East Boston


Los datos indican que cada vez habrá más inundaciones, tormentas y olas de calor en nuestra ciudad. Entérese qué se está haciendo a nivel local y qué puede hacer usted para estar preparado

Tibisay Zea | 1/26/2017, 10:17 a.m.
El cambio climático está tocando nuestra puerta en East Boston
East Boston es un vecindario rodeado de agua: Chelsea Creek, Mystic River y Boston Harbor. Fue creado usando vertederos para conectar islas, y está cerca del nivel del mar. Esto lo lo hace propenso a las inundaciones. |

East Boston en peligro por el cambio climático

Video: East Boston en peligro por el cambio climático

Video: East Boston en peligro por el cambio climático

Ser inmigrante en Estados Unidos puede llegar a ser agotador: aprender un idioma, adaptarse a una nueva cultura, tramitar los papeles de inmigración, lidiar con el invierno, con la soledad, conseguir empleo, navegar el sistema crediticio y el sistema educativo…Todos estos son asuntos que ocupan nuestra cotidianidad. Es por esto que cuando nos hablan de cambio climático podemos sentir que ese problema no es una prioridad en nuestras vidas.

Y es comprensible. Juan Martínez, un inmigrante de El Salvador que vive con su esposa y su hijo en un apartamento alquilado en la calle Bennington, en East Boston, trabaja 7 días a la semana: por las mañanas como conductor de Uber y por las noches y como cocinero en un restaurante en el South End. “Sí he escuchado sobre el calentamiento global, pero eso es algo que parece que va a ocurrir dentro de mucho tiempo, y uno aquí en este país tiene es que ocuparse del día a día para poder pagar los bills”, fue su respuesta al preguntarle sobre el cambio climático.

Pero lo que tal vez no pensamos es que el cambio climático ya no es un problema del futuro; es más bien uno del presente. Tal vez recuerde usted el duro invierno que tuvimos hace dos años, que batió récord como el más nevado que se haya registrado en la historia de Boston. En esa oportunidad, en el lapso de cinco semanas hubo una precipitación de 106 pulgadas de nieve. Se suspendieron días de clases, los negocios locales de la ciudad vieron sus ventas disminuidas, los empleados no pudieron llegar a sus trabajos porque las vías y los medios de transporte estaban colapsados. El invierno pasado fue más suave en términos de nieve, sin embargo hubo más días por debajo de los 0 grados Fahrenheit que el promedio, y problemas como tuberías congeladas que impedían la corriente de agua, y más dinero en facturas de electricidad y gas. Si nos vamos al verano, este último fue uno de los más secos y calurosos en la historia de Boston. El cambio climático ha influenciado todos estos fenómenos.

Las investigaciones y los datos sugieren que cada vez tendremos más episodios meteorológicos extremos, como inundaciones, tormentas y olas de calor, que podrían afectar seriamente las infraestructuras urbanas tales como redes de transporte, redes de alcantarillado. Pero también redes de suministro de alimentos e incluso la salud de las personas. Las ciudades, al calentarse más que las áreas rurales, crean “islas de calor”, que representan un riesgo grave para la salud para los niños y adultos mayores.

Esto quiere decir que nuestros seres queridos, comunidades, pertenencias e inversiones se encuentran en áreas propensas a inundaciones, sequías, olas de calor y otros desastres naturales. Y tal vez no sabemos que en realidad sí somos vulnerables, y mucho menos en qué proporción.

¿Qué tan grave es la situación?

Remitámonos a los datos. La Alcaldía de Boston comisionó un estudio llamado Climate Ready Boston, que fue hecho por Boston Research Advisory Group (BRAG), un grupo que reúne a los científicos más destacados de la región especializados en clima.

Also of interest