0

Por primera vez desde Reagan, el gabinete presidencial no incluirá ningún latino

Es el fin de una racha de casi tres décadas de secretarios, embajadores y altos funcionarios administrativos latinos
Donald Trump

Donald Trump Wiki Commons

En sus últimos meses como presidente número 40, Ronald Reagan llenó una vacante en su gabinete e hizo historia.

Lauro Cavazos fue nombrado secretario de educación en septiembre de 1988 y se convirtió en el primer latino en formar parte de un gabinete presidencial. Cavazos permaneció en su cargo durante la primera parte del gobierno de George H.W., antes de renunciar en medio de cuestionamientos sobre el uso indebido de unas millas de viajero frecuente.

Desde entonces, siempre ha habido por lo menos un latino sentado en la mesa de la Sala de Gabinete de la Casa Blanca. Hasta este año.

El presidente electo Donald Trump está listo para nombrar a Sonny Perdue, ex gobernador republicano de Georgia, como el próximo secretario de agricultura, llenando la última vacante de su Gabinete. La selección de Perdue, esperada durante semanas en medio de informes que sugerían que él era la opción, significa que en el gabinete de Trump no habrá ni un demócrata, sólo tres mujeres, un afroamericano y ningún latino.

Es el fin de una racha de casi tres décadas de secretarios, embajadores y altos funcionarios administrativos latinos.

Después de Cavazos llegó Manuel Lujan Jr., el primer secretario de interior de George H.W. Bush. Durante la presidencia de Bill Clinton, Federico Peña fue secretario de transporte y después secretario de energía. Posteriormente, Bill Richardson sucedió a Peña en el Departamento de Energía después de servir como embajador de las Naciones Unidas. Henry Cisneros fue secretario de vivienda y desarrollo urbano de Clinton.

Cuando George W. Bush se convirtió en presidente, nombró a Mel Martínez para dirigir a HUD y a Carlos Gutiérrez para dirigir el Departamento de Comercio. El presidente Barack Obama ha nombrado a seis latinos en su gabinete: en su primer mandato fueron el secretario del interior Ken Salazar y la secretaria de trabajo Hilda Solís. En su segundo mandato, bajo la presión de recompensar al bloque de votación de mayor crecimiento de la nación y a una comunidad que había votado abrumadoramente por él, Obama nombró a María Contreras Dulce como Small Business Administrator, Tom Pérez como secretario de trabajo, Julián Castro como secretario HUD y John King, quien es negro y puertorriqueño, como secretario de educación.

Al ser consultado sobre la falta de funcionarios latinos en las filas superiores del gobierno de Trump, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo el miércoles que Trump "ha buscado a los mejores y más brillantes para ocupar su gabinete, pero no creo que esa es la reflexión total, tenemos 5,000 cargos, y creo que vamos a ver una presencia muy fuerte de la comunidad hispana en su administración”.

Spicer instó a los reporteros a mirar la diversidad de los altos funcionarios de la Casa Blanca de Trump pero, de nuevo, no hay latinos - al menos no todavía.

Después de una campaña presidencial en la que lanzó fuertes ataques contra inmigrantes mexicanos, incluyendo la idea de construir un muro a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, el descrédito de un juez federal mexicano y ataques contra el único gobernador latino (un republicano), los líderes latinos habían expresado en las últimas semanas muy pocas esperanzas o expectativa de que la administración Trump fuera a incluir a los latinos en los papeles principales del gobierno.

Durante una reunión que tuvo lugar en el Capitolio la semana pasada, decenas de líderes latinos hicieron un último intento por convencer al equipo de transición Trump de encontrar un hispano para su gabinete, según los participantes en la reunión. Pero se les dijo que Trump se había reunido con dos personas, el ex congresista demócrata de Texas Henry Bonilla y el ex teniente de California Abel Maldonado, sobre la posibilidad de ocupar el cargo de secretario de agricultura. Pero ambos fueron pasados por alto.

Mario López, jefe del conservador Fondo de Liderazgo Hispano (HLF), dijo que Perdue "parece una opción más que capaz para el trabajo".

“Pero”, añadió Lopez en un email, “no tener a un Latino en el gabinete por primera vez en años es, de hecho, una oportunidad perdida. Sabemos que hay muchos latinos altamente calificados en todos los niveles con los principios y el compromiso para servir bien a su país”.

Otros participantes de la reunión no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

Y otros grupos, incluyendo National Hispanic Leadership Agenda, presionaron a Obama en el pasado para llenar su gabinete con más latinos y pidieron crédito por ayudar a elevar a Perez, Castro y a otros en altos cargos administrativos.

El grupo planeaba montar una campaña de presión similar después de las elecciones de noviembre, circulando copias de una carta que querían enviar al equipo de transición de Hillary Clinton, quien esperaban derrotaría fácilmente a Trump.

"Queremos presionar fuertemente a partir de mañana, después de que las elecciones hayan terminado", dijo el presidente de la NHLA, Héctor Sánchez, en un correo electrónico enviado al Washington Post un día antes de las elecciones.

Pero Trump ganó - y las esperanzas de que más latinos figuraran en el Gabinete de la Casa Blanca se desvanecieron.


Traducido por El Tiempo Latino/El Planeta Media.