Quantcast

El estigma de las drogas (parte 2)


Debemos aceptar este problema como un tema que ha existido a lo largo de la historia de la humanidad e incluirlo en la vida social para intentar prevenirlo y tratarlo, en lugar de negarlo y excluirlo

Jaime Francisco Matorras, LMHC | 2/15/2017, 5:05 p.m.
El estigma de las drogas (parte 2)

Pero sobre todo, será de crucial importancia el impulso de políticas públicas que apoyen la salud de la población, el control sobre la publicidad de productos nocivos (como se logró con el tabaco), la promoción de hábitos saludables en las comunidades y la creación de programas para la prevención y tratamientos de sustancias adictivas. El consumo problemático de sustancias debería comenzar a tratarse como un problema de salud pública y no como un problema moral o criminal que sebe ser juzgado. Muchos programas, organizaciones y países ya lo están haciendo con muy buenos resultados. Debemos aceptar este problema como un tema que ha existido a lo largo de la historia de la humanidad e incluirlo en la vida social para intentar prevenirlo y tratarlo, en lugar de negarlo, excluirlo y reprimirlo.

Terminar con el estigma de las drogas significa identificar nuestras propias ideas que vinculan a los usuarios de sustancias con el crimen, lo diabólico, lo maligno, etc., para entenderlo desde una perspectiva social de la salud y desde la historia de cada sujeto que pide ayuda profesional ante un consumo que comienza a ser un problema en un momento determinado de su vida. El apoyo para la recuperación debe ser integral, e incluye a familiares, amigos, profesionales, equipos de trabajo, comunidades religiosas, etc.

Also of interest