Quantcast

Cuando las heridas no sanan, las terapias pueden costar hasta $5 mil millones


Los médicos que atienden a los 6,5 millones de pacientes con heridas crónicas en el país conocen lo profundo de sus padecimientos

Por Marisa Taylor/Kaiser Health News | 8/11/2017, 1:11 p.m.
Cuando las heridas no sanan, las terapias pueden costar hasta $5 mil millones
PACIENTE. Carol Emanuele en su casa de Philadelphia. Emanuele fue diagnosticada con diabetes en 2015 y sobrevivió a un melanoma en estadio 4 en sus treinta y pico. | Eileen Blass para Kaiser Health News

Las heridas abiertas son un problema particular para las personas con diabetes porque un pequeño corte puede convertirse en un cráter abierto que crece a pesar de tratamientos conservadores como remover tejido muerto o estimular el crecimiento de nuevas células.

Más del 50% de los hispanos, hombres y mujeres, que viven en los Estados Unidos desarrollarán diabetes en algún momento de sus vidas, comparado con el 40% de la población general. Y los latinos tienen cerca de un 50% más de probabilidad de morir a causa de complicaciones de esta condición, según información de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). La chance de sufrir estas heridas podría ser mayor.

Más de la mitad de las úlceras diabéticas se infectan, y de ellas el 20% termina en amputación. Según Armstrong, cerca del 40% de los pacientes con úlceras de pie diabético vuelven a tener una herida durante el primer año de haberse curado.

“Es cierto que podemos estar pagando por tratamientos que no funcionan”, dijo Tunis, ahora CEO de la organización sin fines de lucro Center for Medical Technology Policy, que ha trabajado con el gobierno federal para mejorar la investigación. “Pero es tan trágico que pudiéramos estar perdiendo tratamientos que funcionan por no realizar estudios clínicos adecuados".

Aunque doctores e investigadores han estado pidiendo al gobierno federal que trate el tema por al menos una década, los Institutos Nacionales de Salud (NIH), y los departamentos de Defensa y Asuntos de Veteranos no han respondido con una iniciativa de investigación significativa.

"La conclusión es que no hay una cinta rosa para aumentar la conciencia de las heridas que huelen a mal aliento, que no sanan", dijo Caroline Fife, médica de atención de heridas en Texas. "Ninguna estrella de cine quiere ser la niña del cartel para esto, y los pacientes... son viejos, enfermos, paralíticos y, en muchos casos, desnutridos".

Los NIH estiman que invierten más de $32 mil millones al año en investigación médica. Pero una revisión independiente estimó que invierten 0,1% en estudiar el tratamiento de heridas.

Emma Wojtowicz, una de las voceras de los NIH, dijo que la agencia apoya la atención de heridas crónicas, pero agregó que no podía especificar cuánto dinero se gasta en investigación porque no es una categoría de financiación separada.

Los fabricantes comerciales han participado con productos que la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) permite que lleguen al mercado sin la misma evidencia clínica rigurosa que los productos farmacéuticos. Las empresas tienen poco incentivo para realizar estudios comparativos útiles.

“Hay cientos y cientos de estos productos, pero nadie sabe cuál es el mejor”, dijo Robert Califf, quien renunció como comisionado de la FDA de la administración Obama en enero. “Usted puede congelarla, calentarla, hacerle un ultrasonido, y [el Medicare] pagará por todo”.

Cuando el Medicare se resistió a cubrir un tratamiento conocido como estimulación eléctrica, los beneficiarios lo demandaron y la agencia cambió de curso.

“El veredicto obligó al Medicare a revertir su decisión basándose en el hecho de que la evidencia no era más pobre que la de otras cosas que estábamos pagando”, dijo Tunis, el ex funcionario del Medicare.

Also of interest