OPINIÓN: "Por qué aún no dejaré de usar mascarilla"

por | May 19, 2021

OPINIÓN. El autor en el Ayuntamiento de Greenberg esperando la votación anticipada, Nueva York, octubre de 2020. (Foto: WBUR)

Kaivan Shroff/WBUR

Click here to read this article in English, by WBUR

Mantente informado con los temas más relevantes de política, economía, comunidad latina y salud. Suscríbete aquí a nuestros newsletters.


Recibí mi segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19 en el Natick Mall la semana pasada. El proceso fue perfecto y, a pesar de las duras 12 horas que le siguieron, me sentí instantáneamente más ligero. Múltiples funerales familiares, una ruptura por pandemia, 20 libras y después de un año y medio de estudios de posgrado en línea; sin duda, fue un momento emotivo.

En la práctica, también es emocionante considerar la amplia gama de actividades en las que ahora puedo participar de manera segura y cómoda. Las últimas pautas de los CDC, por ejemplo, dicen que puedo dejar de usar mi mascarilla al aire libre y en muchos espacios cerrados. Para ser claros, he odiado usar mascarilla durante toda esta pandemia. Incluso admitiré que el inconveniente me ha disuadido de hacer algún recado rápido que, antes de la pandemia, no lo habría ni pensado dos veces. Sin embargo, al igual que millones de estadounidenses vacunados, seguiré luciendo el cubrebocas durante los próximos meses.


Si bien los medios han creado la narrativa de que los liberales como yo  "simplemente no pueden dejar atrás"  la pandemia, nuestro compromiso excesivo con hacer nuestra parte en esta crisis de salud pública se debe precisamente a que queremos dejar atrás el COVID-19. Los conservadores critican a los "comunicadores de tendencias liberales" como yo, etiquetándonos de hipócritas. ¿No somos banshees los "seguidores de la ciencia"? Sin embargo, la decisión de seguir usando mi mascarilla es totalmente consistente con la actitud pro-ciencia y pro-salud pública que hemos defendido desde principios del año pasado.

Primero, si bien las pautas de los CDC han servido como estándar de referencia para esta pandemia, muchos gobiernos estatales y locales también adoptaron medidas adicionales. Como Trump dejó más claro que nunca, los  CDC deben lidiar con la ciencia  y la  política. Al implementar las recomendaciones del COVID-19, que están en constante evolución, necesariamente se logra un equilibrio entre lo que la ciencia exige y lo que tolerará un público cansado.

Entiendo por qué los CDC llegaron a su última recomendación sobre relajar la política de mascarillas. La ciencia es clara en que, en muchos casos, los estadounidenses completamente vacunados pueden ir sin mascarilla de manera segura sin representar un riesgo para ellos mismos o para los demás. Además, tenemos que mostrarle a la gente que si el país se vacuna, podemos regresar a la normalidad.

Aún así, la triste realidad es que no todos en este país estuvieron dispuestos a hacer su parte durante esta pandemia. Millones de estadounidenses, y todo un partido político, han hecho de la ausencia de mascarillas una decisión desafiante y orgullosa -sin importarles los conciudadanos-. Esta falta de cumplimiento da a las poblaciones vulnerables y en riesgo la carga adicional de asumir lo peor de cada extraño sin máscara que se encuentran. Si bien se dio prioridad a la mayoría de los estadounidenses de edad avanzada y de mayor riesgo para la vacuna, ninguna vacuna es 100% efectiva.


Si esta pandemia nos ha enseñado algo es que debemos trabajar como comunidad para vencer este virus. Sin embargo, los estadounidenses han sido excepcionalmente desafiantes cuando se trata de cooperar con los mandatos y recomendaciones de salud pública. Impulsado por el hiperpartidismo, este incumplimiento ha llevado a una ruptura de la confianza en nuestras interacciones sociales diarias.

No se trata de que la moral señale a la política liberal pandémica, sino más bien reconocer que nuestras acciones afectan a los demás.

Yo, a mis 27 años, no asumiría que el promedio de personas de 27 años que camina sin máscara por Harvard Square esté completamente vacunada. La vacunación se abrió recientemente a todos en el estado, y algunos adultos jóvenes han expresado dudas sobre las vacunas. De manera más significativa, toneladas de personas en esta área han estado sin mascarilla desde mucho antes de que la vacuna fuera accesible.

Nos quedan algunos meses antes de que alcancemos los niveles ideales de vacunación. Por el bien y la tranquilidad de los miembros de la comunidad en riesgo, estoy feliz de usar mi mascarilla al aire libre y en ambientes cerrados -no íntimos- por un tiempo más. De todos modos, tengo que llevarla conmigo, ya que todavía hay varios lugares y entornos que requieren mascarilla. Lo admito, tampoco valen la pena las miradas escépticas. Es un simple paso que puedo tomar para que los miembros de mi comunidad se sientan más cómodos mientras trabajamos para restablecer el tejido social que la pandemia desgarró.

Creo que no deshacerse de la máscara de inmediato hará que mi comunidad sea más segura. Esto no se debe a que no confíe en los CDC para hacer recomendaciones de salud pública respaldadas científicamente. Los CDC realizan cálculos de políticas teniendo en cuenta a cientos de millones de actores. Esto no significa que no preferirían orientar las políticas de forma granular a determinadas regiones y datos demográficos, o que hacerlo no sería más productivo para los resultados de salud pública. Una vez más, sus obstáculos son sociales y políticos, no puramente científicos.

Si bien es posible que los CDC no puedan orientar las recomendaciones sobre la pandemia a nivel individual, sé qué nivel de cumplimiento puedo tolerar junto con lo que sugiere la ciencia. Sé que estoy en condiciones de hacer más que lo mínimo, y sé que las ciencias sociales (y la lógica simple) nos dicen que menos personas vacunadas que usen máscaras probablemente reducirán el cumplimiento entre las personas no vacunadas. Si las personas vacunadas continúan usando una máscara en público, las personas no vacunadas pueden seguir cumpliendo, lo que hace que todos estén más seguros.

No se trata de que la moral señale a la política liberal pandémica, sino más bien reconocer que nuestras acciones afectan a los demás.

Y aún así, entiendo que ha sido un año increíblemente difícil. Entiendo que si estás cansado de usar una mascarilla y está esperando respirar aire fresco, sin obstrucciones y en público, ya puedes hacerlo.

Eso puede ser lo mejor para ti. Eso puede ser lo que más te conviene. No me juzguez por hacer lo mismo.


Click here to read this article in English, by WBUR


MÁS LEÍDAS

El Comité Escolar de Boston abre solicitudes para nuevos miembros

La alcaldesa Kim Janey anunció el jueves 17 de junio que se abrieron nuevas solicitudes para formar el Comité Escolar de Boston luego que dos de sus miembros renunciaran tras filtrarse polémicos mensajes de texto con carga racial. Alexandra Oliver-Dávila, presidenta,...

Baker extiende algunas órdenes relativas a la pandemia

El gobernador Charlie Baker firmó el miércoles 16 de junio un proyecto de ley que permitirá la venta de bebidas para llevar, reuniones virtuales para tratar asuntos públicos, mantener protecciones de desalojo y extender una serie de medidas que expedían con el fin del...

Ex esposa de Jeff Bezos dona $1 millón a non-profit en East Boston

ZUMIX, un centro de música para jóvenes ubicado en East Boston, recibió una donación de $1 millón por parte de la filántropa MacKenzie Scott, ex esposa del fundador de Amazon, Jeff Bezos. La organización invertirá los fondos para alcanzar una estabilidad financiera a...