Los desempleados de Estados Unidos deben miles de dólares en impuestos sobre el desempleo

La compensación por desempleo está sujeta a impuestos. Muchos simplemente se están dando cuenta de esto mientras se sientan a hacer sus contribuciones de 2020, a pesar de que siguen sin trabajo

por | Mar 1, 2021

ECONOMÍA | El seguro de desempleo se creó en 1935 durante la era de la Gran Depresión | FOTO JUSTIN LANE / EFE

Erika Rose se sorprendió este mes cuando se sentó a hacer sus impuestos y se dio cuenta de que le debía $ 600 al gobierno federal. Ha estado desempleada desde abril y ha pasado gran parte del invierno estirando cada centavo para pagar el alquiler y mantener las luces encendidas. En un viaje reciente a la tienda de comestibles, solo tenía $ 20 en su cuenta bancaria.

«Yo estaba tan molesta. ¿Cómo debo más de $ 600 en impuestos? » dijo Rose, de 31 años, que vive en Los Ángeles. «Nunca en mi vida he tenido tanto miedo de cómo voy a pagar mis facturas».

Rose se encuentra entre los millones de trabajadores desempleados que enfrentan facturas de impuestos sorpresa, que van desde varios cientos hasta varios miles de dólares, y muchos dicen que simplemente no pueden pagar. A efectos fiscales, los pagos semanales por desempleo cuentan como ingresos al igual que los salarios de un trabajo. Pero pocas personas se dan cuenta de que el dinero que obtienen del gobierno en realidad está sujeto a impuestos. Menos del 40% de los 40 millones de trabajadores desempleados en 2020 tenían impuestos retenidos de sus pagos, según la Century Foundation, un grupo de expertos de izquierda.

Lea también: Unas 13,5 millones de personas adicionales podrían recibir el cheque de estímulo


Para las personas que han estado sin trabajo durante casi un año, encontrar dinero para pagar sus impuestos es otra carga financiera que llega en un momento difícil. Los defensores de los pobres, así como algunos legisladores demócratas, están tratando de que estas facturas de impuestos se eliminen por completo, o al menos se reduzcan.

«No creo que debamos gravar los beneficios del seguro de desempleo, en general, pero realmente no deberíamos gravarlos durante una recesión terrible», dijo Brian Galle, profesor de Derecho de Georgetown. «Lo correcto es poner a cero los ingresos del seguro de desempleo del año pasado».

Entre los desempleados había la esperanza de que el Congreso eliminara los impuestos sobre los ingresos por desempleo, pero esa disposición no se incluyó en el último proyecto de ley de 1,9 billones de dólares que los demócratas pretenden tener en el escritorio del presidente Biden a mediados de marzo.

El seguro de desempleo se creó en 1935 durante la era de la Gran Depresión como una red de seguridad para ayudar a las personas sin trabajo. Durante décadas, no se gravó, pero a fines de la década de 1970 y principios de la de 1980 hubo un impulso para hacer que todas las formas de ingresos sean gravables. Todos los pagos por desempleo estaban sujetos al impuesto sobre la renta federal en 1986. Se pensaba que si una persona rica perdía su trabajo y cobraba el desempleo, aún debería pagar impuestos. Otros argumentaron que no gravar la ayuda por desempleo podría disuadir a las personas de buscar trabajo donde se gravarían sus salarios.


“La teoría básica es que todos deberían pagar impuestos como ingresos. El hecho de que estén desempleados no cambia eso”, dijo Pete Davis, quien trabajó en la reforma fiscal en los años setenta y ochenta en el Congreso.

Fuera de una recesión, los estadounidenses generalmente permanecen desempleados durante unos meses, por lo que las facturas de impuestos son modestas. Pero durante las recesiones, o los desastres naturales a gran escala, es más común que las personas estén desempleadas durante un año o más, lo que genera una factura fiscal mucho más elevada. Es por eso que el Congreso generalmente ha eliminado al menos parte de la factura de impuestos para los desempleados durante las recesiones pasadas como una forma de aliviar el dolor financiero.

Los estados manejan la tributación de las prestaciones por desempleo de formas muy diferentes. Nueve estados no tienen impuestos sobre la renta, por lo que no gravan los beneficios por desempleo. Otros seis estados (Alabama, California, Montana, Nueva Jersey, Pensilvania y Virginia) optaron por no gravar el desempleo a nivel estatal. Y durante la pandemia, Maryland y Delaware decidieron no gravar temporalmente el desempleo, dijo Lucy Dadayan, investigadora asociada senior del Tax Policy Center.

Algunos argumentan que los desempleados deberían haber hecho un mejor trabajo ahorrando para sus impuestos. Cuando las personas llenan la solicitud de ayuda por desempleo, hay una casilla que pueden marcar para que se retengan los impuestos, similar a lo que la mayoría de la gente hace con los cheques de pago en un trabajo.

Pero varios estadounidenses desempleados le dijeron a The Washington Post que terminaron con fuertes facturas de impuestos a pesar de que marcaron la casilla. Rose es uno de ellos. Cuando perdió su trabajo en abril en una empresa que procesa transacciones con tarjetas de débito y crédito, se aseguró de marcar la casilla para que se le retengan los impuestos. Pero aún así terminó adeudando impuestos al gobierno federal.

Lo mismo le sucedió a Taryn Johnston. Desde que fue despedida de su trabajo de esteticista médica en un consultorio de cirugía plástica cuando la pandemia se intensificó, se le retuvo el máximo cada semana de sus cheques de desempleo para impuestos. A pesar de tratar de hacer lo correcto, terminó debiendo $ 1,500 cuando se sentó recientemente para completar sus formularios de impuestos federales y estatales para 2020.

“Toda esta situación es una locura”, dijo Johnston, de 41 años, que vive en Brooklyn. “Mis ahorros se han ido. La mayor parte de mi 401 (k) se ha ido. Tengo una deuda de tarjeta de crédito de $ 6,000 y estoy atrasado en el alquiler, y ahora le debo al gobierno $ 1,500 en impuestos sobre mi desempleo «.

Johnston dice que está tratando de ahorrar dinero para pagar los impuestos antes de la fecha límite del 15 de abril. La práctica de cirugía plástica donde trabaja ha comenzado a darle más horas, pero vive con la mitad del dinero que ganó antes de la pandemia. Su mejor esperanza es que el Congreso apruebe los cheques de estímulos de $ 1,400, dinero que ella recibiría y luego se volvería y enviaría al Servicio de Impuestos Internos.

“Cuando reciba este cheque de estímulo que viene, terminará yendo a mis impuestos”, dijo Johnston.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino


MÁS LEÍDAS

¿Tu empleador puede exigirte la vacuna?

En Estados Unidos, el proceso de vacunación contra el COVID-19 ha avanzado con rapidez. Si bien casi el 24% de la población está completamente vacunada, según el más reciente reporte de los CDC, también existen personas que tienen sus dudas acerca de las vacunas y han...

Foodtrucks en Boston: guía para comer al aire libre

Con la llegada del buen tiempo, a muchos les provoca salir a espacios públicos a comer. En estos casos, los foodtrucks son excelentes opciones. Los hay de todo tipo, desde los que ofrecen comida mexicana, colombiana o americana hasta aquellos que venden wafels,...

Qué hacer durante la primavera en Boston

El clima de la primavera invita a hacer planes fuera de casa, aprovechar el buen tiempo y disfrutar de la naturaleza. Las plantas florecen y todo alrededor se llena de color. Aprovecha este época para disfrutar junto a familia y amigos, pasear por la ciudad y...