El deseo de hacerlo mejor no es suficiente: Es hora de hablar de dinero

La falta de exposición de un niño a la administración del dinero, la disciplina presupuestaria o el sistema bancario puede tener un gran impacto en su forma de vida.

por | Jun 9, 2021

FOTO: People vector created by pch.vector - www.freepik.com

Por Samanda Morales*

Lea esta nota en inglés en el Boston Business Journal

Mantente informado con los temas más relevantes de política, economía, comunidad latina y salud. Suscríbete aquí a nuestros newsletters.

Como muchos aspectos del desarrollo personal, el entendimiento que tenemos del dinero y la riqueza comienza en casa.

Cuando éramos adolescentes, mi hermana y yo dejamos República Dominicana para venirnos a vivir con nuestra madre a los Estados Unidos. No hablábamos inglés. Ciertamente no teníamos riquezas materiales. Pero nos teníamos el uno al otro y un ferviente deseo de hacerlo mejor por nosotras mismas.


Como inmigrantes, no teníamos absolutamente ninguna comprensión del sistema financiero de los Estados Unidos. Éramos completamente ignorantes de cualquier asunto de dinero o riqueza. No se discutió en casa, en la escuela o entre nuestros amigos. Era un tabú, un tema enigmático del que nadie hablaba. Pensamos que “tener ahorros” simplemente se refería al dinero en efectivo escondido debajo del colchón de mamá.

A los 17 años comencé a trabajar en una tienda de ropa para ganar un sueldo y ayudar a mantener a la familia. Pero el desconocimiento total de las mejores prácticas presupuestarias, o el presupuesto en absoluto, me dejó sin preparación para manejar las crueles e imprevistas circunstancias de la vida.

Cuando tenía 25 años, nuestra madre falleció de cáncer. Había que pagar un funeral, pero había cero dólares en el banco. Llevamos al máximo una tarjeta de crédito para cubrir los gastos de nuestra impensable pérdida. Dejando a un lado el dolor, la carga financiera que enfrentamos fue aplastante.

Pero de esos días oscuros vino un poco de luz. Ese hambre insaciable que teníamos por una vida mejor, junto con una ética de trabajo implacable, impulsó nuestro viaje para educarnos sobre el dinero y alcanzar la libertad financiera. También despertó mi interés en seguir una carrera en la industria financiera.


Como padres, por lo general protegemos a nuestros hijos de las cargas diarias de las finanzas del hogar. Tratamos de ocultar cómo nos agobia el estrés de ganarnos la vida. Guardamos nuestras conversaciones silenciosas sobre los centavos para la calma de las noches cuando los pequeños están metidos en la cama.

Pero la verdad es que no comprender el concepto de cómo funciona el dinero puede afectar a una familia durante generaciones. La falta de exposición de un niño a la administración del dinero, la disciplina presupuestaria o el sistema bancario puede tener un gran impacto en su forma de vida. Eso les niega una educación en el hogar esencial en habilidades que pueden posicionarlos mejor para el futuro. Habilidades como ganar dinero, acumular ahorros para la universidad, prepararse para la jubilación, manejar emergencias imprevistas o reducir el estrés indebido en sus vidas.

Ahora, después de un cuarto de siglo en servicios financieros, utilizo mi experiencia y conocimiento, e incluso mi propio dolor, para enseñar educación financiera, bienestar presupuestario y responsabilidad personal. Enseño a mis hijos, mi familia, mis amigos. Enseño a cualquier oído que escuche a medias y esté pegado al cuerpo de cualquiera que desee mejorar para sí mismo y su familia. Sufrir de una falta de educación financiera y disciplina presupuestaria es un dilema social que afecta a todos los estadounidenses: ningún grupo demográfico se salva. Por eso cofundamos Ahora.

Ahora es una organización sin fines de lucro 501c3 que apoya a las personas y familias trabajadoras en su camino hacia la autosuficiencia y la movilidad económica. Con la educación financiera al mando, nuestra misión se basa en el principio de que todos, independientemente de sus ingresos, pueden tener el poder de construir un futuro financieramente productivo.

Al crecer, percibí la riqueza como algo que solo se podía lograr si ya tenías mucho dinero. (Y mucho dinero no era algo que teníamos). Pero el hecho es que con una sólida ética de trabajo, una estrategia presupuestaria, conocimientos de inversión y metas cuantificables, realmente cualquiera puede lograr riqueza.

La riqueza no necesariamente equivale a posesiones materiales. La riqueza puede significar tranquilidad al saber que puede pagar la educación de su hijo(a), comprar alimentos para una semana, tomar unas merecidas vacaciones o pagar las facturas de este mes. 

Con el conocimiento adecuado del sistema financiero y bancario de los Estados Unidos, cualquiera que desee hacerlo tiene la capacidad de mejorar su estado financiero, hacer crecer su dinero y lograr su versión personal de riqueza en los Estados Unidos. El conocimiento es poder. Pero el conocimiento solo es poderoso si sabes cómo aplicarlo.

Así que te animo a que empieces a hacer preguntas. Comienza a aprender. Adopta la autosuficiencia. Y, lo más importante, inicie un diálogo sobre dinero dentro de su propia casa.

Tus hijos(as) te lo agradecerán algún día. 

*Samanda Morales es cofundadora de Ahora Inc., una organización sin fines de lucro 501c3, y columnista de educación financiera para el periódico El Planeta.


MÁS LEÍDAS

El Comité Escolar de Boston abre solicitudes para nuevos miembros

La alcaldesa Kim Janey anunció el jueves 17 de junio que se abrieron nuevas solicitudes para formar el Comité Escolar de Boston luego que dos de sus miembros renunciaran tras filtrarse polémicos mensajes de texto con carga racial. Alexandra Oliver-Dávila, presidenta,...

Baker extiende algunas órdenes relativas a la pandemia

El gobernador Charlie Baker firmó el miércoles 16 de junio un proyecto de ley que permitirá la venta de bebidas para llevar, reuniones virtuales para tratar asuntos públicos, mantener protecciones de desalojo y extender una serie de medidas que expedían con el fin del...

Ex esposa de Jeff Bezos dona $1 millón a non-profit en East Boston

ZUMIX, un centro de música para jóvenes ubicado en East Boston, recibió una donación de $1 millón por parte de la filántropa MacKenzie Scott, ex esposa del fundador de Amazon, Jeff Bezos. La organización invertirá los fondos para alcanzar una estabilidad financiera a...